viernes, 13 de noviembre de 2009

CAPITULO 13: PROTECCION Y DEFENSA (9ª parte)

Bill fue embestido de tal manera que su cara chocó contra un muro mientras le retorcían un brazo. Bridget sintió su dolor y temió por un momento que se lo rompieran. No vio lo sucedido después porque oyó una especie de rugido lleno de furia y luego sintió una oleada de poder que flotaba en el aire y que colisionaba con ella envolviéndola y protegiéndola. Harry había invocado un hechizo de custodia.

- No te metas – le aconsejó entre gritos.

Uno de los pálidos se acercaba peligrosamente a Bridget y, cuando estaba a punto de traspasar el escudo protector que la envolvía, ésta cayó al suelo de rodillas jadeando por culpa del miedo.

- Así no – murmuró para sí misma.

Estaba a punto de cerrar los ojos cuando vio cómo el pálido se tambaleaba y comenzaba a chillar como si estuviese siendo desgarrado, literalmente. Le llevó unos pocos segundos darse cuenta de lo que ocurría. La sensación caliente que la protegía estaba quemando al pálido. “Asombroso” pensó “¡qué poder!”.

- No la tocarás – gritó entre dientes Harry, y lanzó un hechizo que logró que unas líneas doradas cubrieran el pecho del pálido lanzando chispas y estallando, friendo la carne entre ellas y el hueso.

Bridget no podía articular palabra de la sorpresa. Estaba impresionada. Nunca había visto un hechizo como ese. Los escudos eran tan poderosos como las personas que los creaban y no entendía cómo teniendo ese poder Harry solo trabajaba de conserje en un colegio. Bridget comenzó a lagrimear por el hedor de la carne del pálido y tuvo naúseas.

Bill había logrado zafarse del pálido que lo estampó contra la pared y Harry estaba lanzando bolas de energía a otros dos. Comenzaban a dominar la situación y Bridget comenzó a retroceder hacia la puerta para intentar abrirla y pedir ayuda. Estaba en ello cuando oyó un estropicio y gritos detrás de ella. Miró por encima de su hombro esperando ver más asesinos. A su cerebro aterrorizado le llevó unos segundos darse cuenta que no era así.

- ¡Te dije que te ayudaría Harry! – gritó un hombre que se acercaba con la cara brillando de la excitación por la pelea.

- Llegas tarde Malcolm – respondió Harry.

- Hacía mucho que no te veía amigo – dijo el hombre.

A Bridget le pareció un hombre amable, pero antes de poder decirle algo, uno de los pálidos se zafó de Bill y lo agarró de la garganta. Medio segundo después un relámpago arrancó el brazo del pálido por el codo.

- ¿Por qué has tardado tanto? – preguntó Malcolm.

- Estaba hablando con William – contestó una mujer -, me dijo que una alumna se había volatilizado – entonces vio a Bridget - ¡Estás aquí! – la cogió por la muñeca y de una patada logró tumbó a uno de los pálidos.

La mujer logró abrir la puerta de otra patada. Bridget podía oír el ruido del local y le sonó al paraíso. Quería perderse en la aglomeración, abrirse paso y correr como alma que lleva al diablo. Entonces se desmayó. Cuando abrió los ojos se encontraba en su cama, y sus compañeras dormían tranquilamente. Se miró las manos, tenían sangre, y por un momento temió que fuese suya, pero no podía ver a herida. Estaba viva. No podía creerlo.

9 comentarios:

bridget morgan dijo...

ains mi Harry, que grande es!!!.

Ahola dijo...

Dios¡¡!!! Que estressssss

bridget morgan dijo...

Ahola, el mal nos acecha y ya no estamos a salvo!!!... Hachan es muy, muy malo...

SueEllenRV dijo...

Me mola Malcolm

Watanyx dijo...

Ya caera, ya.... >:)

SueEllenRV dijo...

Quién se va a caer?

Anónimo dijo...

HOLAAAAAAAAAAAAA

Anónimo dijo...

Qué tal el partido?

Anónimo dijo...

Los spaguetti bien?