lunes, 23 de marzo de 2009

CAPÍTULO 4: LAS CLASES (2ª parte)

El comedor volvía a estar lleno de gente. Los más pequeños comentaban emocionados su primera noche en el colegio, los mayores hablaban despreocupadamente de otros temas y Vera estaba ideando en silencio los diferentes modos de tortura a los que iba a someter a Akane en cuanto tuviera ocasión. No había tenido suficiente con no haberla dejado descansar bien, no, tenía que otorgarle un despertar igual de desagradable sacándola de la cama agarrándola por los tobillos, aún así, llegó tarde. James se acercó a su hermana justo cuando ésta acababa de sentarse.

- ¡Buenos días chicas! ¿qué tal?

- Bien – respondieron todas.

- Vera, ¿puedo hablar contigo?

- ¿Ahora? – preguntó Vera visiblemente irritada – estoy desayunando James – se quejó.

- Sí, ahora, será solo un momento.

Vera se levantó refunfuñando y se apartó con su hermano a un rincón alejado para hablar sin que los escucharan.

- ¿Qué ha pasado? ¿No has podido descansar bien? – preguntó James.

- Me he quedado dormida, lo intenté anoche pero no pude… había demasiado ruido – dijo entre dientes mirando hacia Akane y suspiró – supongo que en una semana lo tendré controlado.

- Si pasa algo dímelo ¿de acuerdo? – le ordenó James.

- Sí, no te preocupes – contestó Vera.

Vera ya se dirigía a su mesa cuando Oliver apareció y se tiró efusivamente encima de James.

- ¡Qué bonito! ¡los dos hermanitos!

Vera y James sonrieron ante el comentario.

- Lo siento James, pero me llevo a Vera. Tengo a los aspirantes a cazador reunidos para hablarles de las pruebas, será sólo un momento.

- No te preocupes, ya habíamos terminado – contestó James – nos vemos en clase Oliver.

- Ven Vera, allí están todos, sólo será un minuto y luego podrás seguir desayunando.

“Menudo comienzo de curso”, pensó Vera, “una loca que ronca, me sacan de la cama a golpes, mi hermano no me deja desayunar y Oliver está tremendo, ¿qué será de mí?”. Se acercó siguiendo a Oliver a un grupo donde había tres chicos y una chica.

- Sólo os informo que las pruebas para el puesto de cazador serán esta tarde a las 16:30 en el campo de Quidditch. Allí os indicaré en qué consisten ¿vale?

- Vale - dijeron al unísono.

Mientras Vera volvía a la mesa a desayunar no pudo evitar pensar que no estaba preparada para pasar las pruebas, además, con lo mal que había descansado seguro que no lo haría tan bien como debería. “Si no las paso la mato, juro que la mato” pensó mientras le dirigía una mirada envenenada a Akane.

- Deja de mirarme – le dijo Akane a Vera –si no hubiera sido por mí aún no te habrías despertado y dudo mucho que te dejaran presentarte a las pruebas de Quidditch si te castigan por llegar tarde a las clases.

- Dudo mucho que con tus ronquidos me encuentre lo suficientemente despejada para distinguir una pelota de otra.

- Ya basta chicas – dijo Bridget – no merece la pena pelear ¿verdad Nadine? ¿Nadine? ¿a quién miras?

4 comentarios:

Ahola dijo...

Vaya Nadine, siempre con la mente en las nubes...

Nadine dijo...

Sí, sí, ¿ahora se llama en las nubes?
Pálido TE QUIEROOOOOOOOOOO!!!!!!!!!

EL PÁLIDO dijo...

Yo también te quierooooooooooooo

Anónimo dijo...

Love is in the air