miércoles, 22 de abril de 2009

CAPÍTULO 5: CACHIMBA Y MACARENA (5ª parte)

Oliver no tuvo que llegar a la caseta para encontrarse a Billy y a Charlie, éstos estaban simulando una pelea, era una auténtica lucha de poderes, un cojo contra un miope sin gafas, Charlie no salió ileso porque Billy utilizaba el bastón y Billy se llevó unos cuantos arañazos.

- No vale Billy – protestó Charlie – la próxima vez sin bastón.

Billy reía por lo que Oliver aprovechó para comentarles que en Weed se había roto la puerta de uno de los dormitorios de las chicas y que al intentar arreglarla la habían desencajado por lo que ahora no podían cerrarla. Los guardianes del castillo se encaminaron hacia la carpintería para coger las herramientas necesarias mientras se iban quejando de los alumnos y del poco cuidado que tenían con las cosas que no eran suyas.

Oliver sonreía maliciosamente, por el camino a su dormitorio cuando se encontró con James. Éste iba casi corriendo.

- ¿Avisaste ya a todo el mundo? - preguntó Oliver.

- Sí – asintió James – y la he retrasado una hora para asegurarnos que no nos descubren.

- Bien, perfecto.

- ¿Qué le dijiste a los guardianes?

- Que Amy Petterson había destrozado la puerta de su habitación – admitió entre risas.

Cuando llegaron a su habitación ya no había rastro de una posible fiesta. Incluso Roger y Nanuk estaban tumbados en sus camas. No tardaron en llegar alumnos de otras casas preguntando por la fiesta. Oliver se disculpó por el falso rumor. Su actuación fue tan convincente que los alumnos se dirigieron enfadados a Weed para pedir explicaciones.

- ¡Qué buen actor eres! – exclamó Roger entre risas.

- Pues sí, jajaja, la verdad es que lo soy – dijo entre risas -. Espero que protesten y hagan mucho, mucho ruido.

Amy Petterson estaba cepillándose el pelo cuando escuchó un murmullo en el pasillo. Al abrir la puerta se encontró con un grupo de alumnos muy enfadados porque les había mentido. Chester Redd y Boromir Tirith eran dos alumnos de Wallace bastante grandes que intimidaban con su presencia y, en un arranque de genio le arrancaron la puerta de la habitación.

- Pues yo sin mi fiesta no me quedo – justificó Chester – ¡Chicos la fiesta es aquí!

Y, sin que Amy pudiera frenarlos, entraron alrededor de veinticinco alumnos descolocándolo todo y armando jaleo. Amy buscaba a Lupita con la cara desencajada por la furia, pero no la veía entre tanto gentío. Aparecieron Abbie y Sam Connors y cuando éste último intentó echarlos se encontró con el armario de cuatro cuerpos de Boromir, que se le echó encima tirándolo al suelo. Inmediatamente aparecieron más alumnos de Weed y se armó una gran pelea. Charlie Rivers se llevó un pellizco en la axila de Lucas Router que le hizo chillar como una niña pequeña. Eddie McFlurry recibió un puñetazo de alguien en la mejilla que le dejó la marca de un anillo.

Cuando Charlie y Billy se acercaban escucharon el griterío, Rupert Hardis y Angela Cooper también lo habían escuchado y se acercaban corriendo. Al llegar se encontraron la pelea y lograron separarlos pero como no se callaban Rupert lanzó un hechizo Silentium y todos cerraron la boca.

Finalmente dejó hablar a Abbie Taylor, a la que le sangraba el labio por un bofetón, y le contó que todo era un error porque la fiesta era en Nidelty, en ese momento Boromir se revolvía y Rupert le dejó hablar también. Boromir explicó que no era cierto y que no había ninguna fiesta. Abbie comenzó a insultarlo y Angela Cooper le selló la boca para que no continuara. Escupía vitriolo por los ojos al darse cuenta que no había logrado dejar en ridículo a la casa de Nidelty.

Rupert los castigó a todos y se dirigió después a Nidelty para comprobar si lo que decían las alumnas de Weed acerca de una fiesta clandestina era cierto. Cuando llego todas las habitaciones estaban tranquilas y los alumnos estaban algunos estudiando y otros hablando, pero no había ninguna fiesta.

2 comentarios:

Ahola dijo...

Ja, ja, ja ... Donde las dan las toman¡¡¡!!!

BridgetManson dijo...

joder con Boromir Tirith!! como esta el niño!