lunes, 27 de abril de 2009

CAPÍTULO 5: CACHIMBA Y MACARENA (7ª Parte)




La fiesta comenzaba a animarse, prácticamente habían llegado todos los invitados, los estudiantes de Erasmus estaban encantados, Rocío Mª González, la Erasmus andaluza, era la más alocada, siempre estaba con su cerveza en la mano y bailando con todo el mundo “Ozu, ¡Que Gran Fiesta… essate uno baile, pisssa!!” – Repetía en cada momento. Cada uno de ellos había aportado algo de su tierra aunque la Cachimba de Amel había sido la mayor expectación.

A medida que pasaba el tiempo, el rebujito gaditano comenzaba a hacer estragos, Sophie Balquin se había colocado una peineta y taconeaba torpemente sobre la mesa de las bebidas al son de las palmas, completamente desacompasadas, de Sima Quian, Lupita y Roger entre otros.





Bridget y Vera bailaban encantadas con la fiesta que habían organizado sus hermanos, ya llevaban unas cuantas Diademitas [cerveza uruguaya – típica en fiestas magicas] y su efecto se iba notando…





- Nadine!!!!..Ven, no seas tonta, ven a bailar con nosotras…a ver si consigues seguidnos el ritmo, jajajaja. Dale a tu cuerpoooo alegria!...

A Nadine le estaba costando integrarse pero gracias a Bridget y a su empatía, cada vez se sentía mejor, mas animada y en un impulso decidió unirse al bailoteo arrítmico de sus compañeras pero, mientras se dirigía hacia la improvisada pista de baile, se paró en seco de repente, bajo la cabeza y bebió el trago mas largo de su vida, casi sin respirar. Edward Pattinson acababa de entrar. Bajo el murmullo de todas las féminas allí presentes, que le seguían con la mirada, el semi-vampiro, de belleza imposible, se dirigió con una medio sonrisa a por una bebida. Nadine seguía sin ser capaz de reaccionar y menos cuando vio que Edward iba a pasar justo a su lado… Ni siquiera la miro al pasar, rozó levemente su brazo con el de Nadine y siguió su camino dejando tras de si una deliciosa brisa que Nadine literalmente se fumó, quedándose colocada para el resto de la noche. Bajo ese trance fue arrastrada hacia un rincón de inmediato por Vera y Bridget que se habían dado cuenta e intentaron sacarla de su estado. No fue posible así que allí se quedó, agarrando con fuerza la copa y observando, sin comprenderlo, a los hermanos Pattinson que hablaban animadamente con David Morgan y su chica vampiro Claire.

Llegó el momento de las baladas, todo el mundo se quedo sorprendido y miró al Dj Giancarlo que agarro a Tamara por la cintura y se pusieron a bailar para dar ejemplo a los demás.





- Oliver, ahora vengo, voy a por Nadine – Le indico James.
- Vale, pero esa es mucho para ti – Le dijo Oliver.
- No te preocupes en peores partidos he jugado – Se burlo James. Se dirigido directamente donde estaba Nadine.

Oliver se había quedado sólo, busco a Vera con la mirada y se acerco con paso decidido.

- Vera, ¿bailas? – Le pregunto.

Vera se había quedado sorprendida, estaba hablando con Bridget y gracias al empujón que ésta le dio pudo reaccionar, Bridget le cuchicheó algo al oído y los dejó solos, intentando desaparecer de la fiesta.

Era una sensación extraña la que sentía Vera, intentaba no ponerse nerviosa mientras tenía sus manos en la cintura de Oliver y su cara tan cerca de la suya.

- Bailas muy bien – Le dijo Vera.
- Jaja, gracias, mi madre me enseño cuando era pequeño – Le respondió.
- ¿Y tú, donde aprendiste? – Pregunto Oliver .
- James, tenía que aprender para el baile de final de curso del año pasado y yo fui su pareja de aprendizaje – Le comento Vera.
- Jajaja, pues te ha enseñado muy bien, al igual que a jugar al Quiddicth – Dijo Oliver.

Al finalizar la canción Vera se acerco a Oliver y le susurro al oído, “Ahora has sido tu el que me has impresionado”, Y viendo que James regresaba se apartó y se unió a Mona Morgan que oteaba el horizonte en busca de presas masculinas para esa noche.


Mientras, James se había acercado a Nadine para que bailara con él.

- Nadine, Que guapa has venido está noche ¿Bailas, conmigo? – Preguntó.
- No, lo siento pero no soy una gran bailarina y más en las canciones lentas.
- No te preocupes, tú solamente sígueme, yo te llevo – Dijo James.
- En serio, mejor que no, no te quiero dejar sin pies – Le indico Nadine.
- Jajaja, Pero como una chica como tú, no va a saber bailar, seguramente que en tu antiguo colegio tuvierais fiestas.
- Si teníamos fiestas…
- Pues anímate, y ven a bailar .

Nadine odiaba que la agobiasen y James lo estaba haciendo, sabía que era el hermano de Vera y por eso se controló de no ser una maleducada.

James cansado de que Nadine no aceptará, decidió abandonar.

- Me debes un baile - y se marcho riendo.

Nadine alzo la mirada, buscaba a Akane recorriendo la sala y sus ojos se encontraron con los de Edward, sorprendida de que él la estuviera mirando, Nadine le sonrió. Al final divisó a Akane, sentada en un sofá con cara de pocos amigos, dándole a la cachimba y mirando de reojo a Alan Kniglatley, del equipo de natación de Weed. Como no practicaba ningún deporte apenas conocía a los miembros de los equipos salvo a sus compañeras de cuarto pero éste en particular parecía que le llamaba la atención, el parche en el ojo no le restaba belleza, al contrario, despertó en ella cierto interés.

- ¿Me la pasas? – preguntó el nadador tuerto.
- Tu mismo, es lo peor que he fumado en mi vida pero es lo que hay – le dijo Akane pasándole la fumata.
- Jeje, gracias… Ehm… ¿te has fijado en los Erasmus?..Que pronto se descontrolan en cuanto salen de su país – le dijo Alan dirigiendo la mirada al fondo.


Eran Rocío Mª González y Nanuk Svenson que estaban apartados en una de las esquinas de la fiesta besándose apasionadamente.

3 comentarios:

Ahola dijo...

Vaya desmadre¡¡¡!!

bridget morgan dijo...

jajajaj...y lo que queda Ahola...
te has fijado en las estupendas sevillanas que tenemos??

Akane dijo...

He sido correcta me he relacionado con la gente bueno con Alan...que sera sera???