miércoles, 29 de abril de 2009

CAPÍTULO 5: CACHIMBA Y MACARENA (8ª Parte)

Se acabaron los temas lentos y era hora de seguir animando la fiesta, aun quedaba mucha noche por delante, así que Lupita Ferrer, muy decidida arrebató los cascos al Dj y compartió con el resto, la pachanga nacional de su país.

- ¡¡Que pasa huevones!!, venga, canten conmigo “ ¡¡¡Fine, fine, fine, very good, very good, very good!!!” … échense a bailar!!! ¡Viva Mexicooooo, cabrones!




Nadine no sabía que hacer, detestaba los bailes latinos, estaba cansada y Akane había desaparecido así que pensó que estaría en la habitación y se retiro a descansar.


Bridget aprovecho la ocasión, ahora que todos los allí presentes hacían amago de bailar algo parecido entre lambada y reggaeton, para salir de la fiesta en busca de otros alicientes…Abriéndose paso entre la gente como podía, casi había alcanzado la salida cuando le intercepto su hermano Travis cogiendola del brazo.

- ¿Donde vas con tanta prisa, hermanita?
- Ehm…al baño!...jeje.

Y por fin salió al pasillo, se quitó los zapatos, se deshizo la coleta y bajo corriendo las escaleras camino de las mazmorras. Aquel seria su segundo encuentro desde que llegara a Faldon. Susurró el hechizo, “apertus visiblis”, y de nuevo, en unos segundos, su vida volvía a tener sentido. El hecho de tener que ocultar su romantico idilio después de 3 años comenzaba a incomodarla pero se le olvidaba en cuanto miraba aquellos tremendos ojos verdes. La esperaba sentado en un viejo baúl, con una cerveza en la mano y un cigarro en la otra.

Él no era el típico mago, hacia tiempo que fue desterrado de la Orden Eterna de Noldor y decidió ser autodidacta, viajar por el mundo, vivir al día hasta que conoció a Bridget y sintió que todo el tiempo que fuera posible lo pasaría con ella. Su aire de vaquero indio era irresistible para ella, su pelo largo, irregular, brillante y negro le caía a placer por sus hombros y parte de su espalda. Su sonrisa perfecta y vivida junto con su habitual camiseta y jeans completaban a su hombre perfecto. En seguida volvió a recordar que aquellas manos de dedos largos y proporcionados sabían como abrazar, acariciar y tocar de la forma adecuada. Aun recordaba las primeras veces que se encontraron, su sola presencia paralizaba su voluntad y luchaba por dejarse llevar y caer en lo que mas tarde seria un dulce abismo de placer.

Sencillamente, le deseaba y le amaba, tal y como era. Pero en el fondo, Bridget sabia que Él no era para ella, era un sentimiento que la perseguía casi desde el principio, quizás por su extrema lealtad a la libertad. Algo que admirada y envidiaba al mismo tiempo.

Después de un beso profundo cayeron sobre un colchón de nubes que levitaban a capricho por toda la estancia… Tumbada encima de Él, Bri podía pasarse horas perdida en ese océano mágico.

- Cielo… ¡larguémonos a México!.
- ¿Cómo? – preguntó atónita.
- Venga, vámonos, olvidémonos de todo esto, yo puedo enseñarte lo que te queda por aprender.
- ¿Qué nos vayamos ahora mismo?...
- Siii.. Hagámoslo. He localizado al sur de México, en Santa Fe, un pueblecito costero llamado Morelia, donde alquilan cabañas por muy poco dinero, tenemos la playa al lado y la capital a 5 kilómetros. Perdámonos aunque sea solo una temporada, unos días, una noche, al menos…
- Jajaja…sabes que sin dudarlo me iría, pero se te escapa un pequeño detalle. Si desaparezco sin avisar, será un problema y si aviso, me saltare las normas y será un escándalo... Mmm...…
- Algo de emoción en la vida enriquece el espíritu, el alma…
- Y tus ansias de aventuras espontáneas, ¡golfo!
- Bueno, seguro que te las ingeniaras para poder escaparte un par de días. Llevo meses perfeccionando el hechizo de orbitar. Cada vez llego mas lejos…podría orbitarnos a más de 8000 kilómetros.
- Dame unas semanas, al menos hasta que tenga encaminadas las clases y en cuanto menos te los esperes…
- Mmm...… de acuerdo. No quiero que te expulsen por mi culpa y perder mi condición de okupa en estas mazmorras, jajaja.


Y así siguieron soñando despiertos a base de tequilas, diademitas y chupitos de loto hindú hasta que Bridget se percató que llevaba demasiado tiempo ausente de la fiesta y probablemente sus hermanos la estarían buscando.

Esa noche no hubo sexo…Bridget estaba demasiado borracha que apenas daba dos pasos rectos. En cuanto Él se le insinuó, ella empezó a tontear, poniéndose de rodillas delante de él, acariciando su torso hacia abajo y desabrochándole los vaqueros que estaban a punto de darle una más que abultada bienvenida pero…

- OH!.... por los Dioses de Morwen, ¿pero que es esto?…ummm... No, cariño…no. Esto...“¡¡¡nooo, no puede caber aquí, no puede caber aquí!!” jajaja… – y riéndose bajo la atónita mirada de su amado cowboy se marcho dando tumbos hacia el Castillo, rumbo a los baños tarareando su risueña cancioncilla.

2 comentarios:

Ahola dijo...

Joer¡¡¡!!!! Como se las gastan las estudiantes...

Bridget Morgan dijo...

viva mexicooooooooooo!!