miércoles, 10 de junio de 2009

CAPÍTULO 7: LOS TUTORES PERSONALES (6ª parte)

El comedor estaba lleno de alumnos hambrientos, todos comían sin prisas porque ese día no había clases. Bridget, Nadine y Vera estaban riéndose porque a Neville le salía leche por la nariz después de que Nanuk le lanzase un hechizo para poder calentarla una vez que la tuviese en la boca.

- ¿Por qué… no pruebas… con otro? – logró preguntar Neville.

En ese instante Ambros entró en la sala con Akane y, al ver la situación, señaló a Neville con una mano y la leche dejó de salirle por la nariz.

- Con la comida no se juega niño – le espetó a Nanuk.

- No señor, ha sido un accidente – contestó intimidado por su aspecto serio.

Cuando Akane le presentó a sus compañeras Ambros hizo una leve inclinación a modo de saludo y las chicas respondieron con un tímido hola.

- Tengo que irme Akane, espero no tener que volver por la misma situación. Encantado de conocerlas señoritas.

Akane se sentó en la mesa mientras Bridget, Nadine y Vera seguían con la mirada a Ambros. Hasta el momento en el que se cerró la puerta del comedor no articularon ninguna palabra, y la mayoría de las alumnas que estaban allí presentes tampoco.

- ¿Ese es tu tutor? – preguntó Vera abriendo mucho los ojos.

- Sí. ¿Por qué lo preguntas? – contestó Akane.

- ¿Cómo te concentras cuando estás con él? – inquirió Nadine.

Akane respondió encogiéndose de hombros mientras masticaba un croissant.

- Termina pronto Vera – la apremió Nadine -. He quedado con Bridget en dos horas para que me ayude con pociones.

Vera respondió con una mueca. No le gustaba empezar así el fin de semana. Odiaba Historia de la Magia, le resultaba aburrida y anodina. Lo que hubiese ocurrido en el pasado no le parecía de vital importancia para poder obtener el título de magia. James la vio y le propinó un codazo que la hizo saltar.

- Sí, ya voy, ya voy – le contestó, y se puso de pie siguiendo a Nadine a la biblioteca.

En la biblioteca no había demasiada gente por lo que pudieron escoger una mesa apartada.

- Bien – comenzó Nadine – antes de empezar es mejor que me digas si hay algo en concreto que te cueste comprender de la historia.

- Pufff…. Muchas cosas, pero… bueno… creo que lo que más me cuesta es la división de Edades. Es demasiada gente… y son demasiadas cosas y…

- Con calma Vera – la frenó Nadine -. Tranquila, tenemos tiempo, pero debes poner un poco de tu parte ¿de acuerdo?

- Sí – contestó Vera mientras asentía con la cabeza.

- Bien, hasta el momento ha habido tres Edades. Las dos primeras han tenido 2300 años de duración. Nosotras estamos viviendo la tercera. ¿Hasta ahí bien?

- Sí – replicó Vera.

- Este año toca contemporánea así que te hice un esquema con la división de nuestra Edad.

Nadine desplegó en la mesa un folio doble lleno de letras que casi hizo marear a Vera. Estuvieron allí una hora y media y Vera no veía el momento de que aquello acabara, por eso cuando vio aparecer a James y Oliver se le abrió el cielo. Nadine sonreía por culpa del cambio de cara de Vera al ver a Oliver.

- Será mejor que lo dejemos Vera – sugirió – he quedado con Bridget en quince minutos y no quiero llegar tarde.

- Sí, de acuerdo – contestó Vera mientras recogía sus apuntes a toda prisa – a mi ya me vienen a buscar.

- Ya lo veo. Que te transformes bien – rió mientras pasaba al lado de James y de Oliver-. Sed buenos con ella, creo que la he mareado un poco – y salió de la biblioteca.

1 comentario:

Ahola dijo...

Que compañerismo se respira por estos lares...