lunes, 14 de diciembre de 2009

CAPITULO 15: Navidad, ¿dulce? Navidad... (1ª Parte)

No había nada a su alrededor, solo sentía el vacío mas absoluto, frío bajo sus pies y el corazón latir demasiado rápido. Intentó abrir bien los ojos pero apenas tenia fuerzas, los parpados pesaban demasiado. Necesitaba inquietamente saber que ocurría pero una luz cegadora no la dejaba apenas divisar aquella silueta que lentamente se acercaba. ¿Estaba sola?...Se movió torpemente hacia un lado, moviendo las manos y brazos en el aire, intentando palpar algo o alguien. Completamente desorientada, ignoraba donde se encontraba. Nada se escuchaba excepto los pequeños y arrítmicos latidos de su corazón cuando se unieron, en un determinado instante, con otros latidos, mas pausados. Una ola de calor la invadió, la sentía en piel, tan cercana, tan intensa…Era calor humano, sin duda pero seguía sintiendo un vacío abismal que ahora se tornaba gélido al sentir el aliento de aquel ajeno corazón latente que se aproximaba cada vez mas. Frío y calor, miedo y confianza. Aquellas sensaciones la turbaron y en seguida intento empatizar con aquello que fuera que se acercase. Sus movimientos eran lentos y parecía estar clavada en el suelo. Sin moverse, desistió de ser sensible a cualquier tipo de pensamiento. Seguía sin poder abrir bien los ojos y la sombra de aquel ser ya estaba encima. Notó sus manos encima de sus hombros, eran fuertes, agradables y familiares. Harry la besó en la frente, tatuando sus labios en su piel, apoyó frente con frente y sonrió. Mas tranquila, Bridget pudo abrir totalmente los ojos y zambullirse de lleno en los brazos de su amado. Pero algo había cambiado, Harry la apartó unos centímetros, ahora su semblante era oscuro, serio y lejano. Se acercó lentamente rozando sus mejillas y con un aliento cortante, susurró algo a Bridget. Ésta se estremeció, comenzó a notar un nudo en la garganta que apenas le dejaba respirar y le impedía articular palabra. En solo medio segundo en el que parpadeó, él había desaparecido para dejar un río negro tras de si, sinuoso hasta el infinito, cubierto por la suave neblina densa y fría que asolan los caminos escarpados que llevan a las montañas rocosas de Borgoren.

- ¡¡¡¡Nooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!!
- Bri…. Despierta cielo – Akane intentaba despertarla de una mas que evidente pesadilla.
- ¡¡Harry!!… nooooooo!!!…yo no puedo …
- Bridget!...¡venga despierta! – insistió Akane acompañada de Vera y Nadine, asustadas por la situación.

Finalmente se despertó desorientada por unos segundos hasta que vio los rostros amables pero preocupados de sus compañeras. Estaba sudando y tiritando.

- Chicas…ya estoy bien, ehm…so-solo ha sido una pesadilla.
- Pero si estas temblando – le contestó Vera mientras la arropaba con un par de mantas.
- Gracias pero no es nada…en seguida volveré a entrar en calor – Bridget consiguió tranquilizarlas en medio segundo. Las había despertado en mitad de la noche con sus gritos y sus mentes eran débiles y sensibles a su don.

Convencidas volvieron todas a la cama.
Unos minutos mas tarde, Bridget bajó a las mazmorras.

1 comentario:

Ahola dijo...

Bueno¡¡¡¡!!! En que lio andara metido Harry...