viernes, 11 de diciembre de 2009

CAPÍTULO 14: PACTOS (10ª parte)

Se introdujo en el pasadizo seguido de Brian Manson y Angela Cooper. Su faceta de amable director desapareció para dar paso al gran brujo que llevaba dentro. Percibía una amenaza, pero el peligro se ocultaba.

- No deben quedar más de cuatrocientos metros antes de llegar a la salida del bosque – dijo la profesora Cooper.

Harrison la mandó callar con un gesto de la mano.

- Brian revisa las mazmorras – pidió el director – Angela, vuelve al castillo y trae a Xera.

- Pero… - comenzó a protestar la profesora.

- Pero nada – la cortó de inmediato - ¡Haz lo que te digo! – ordenó en un murmullo.

Una vez solo continuó andando y maldijo en silencio percatándose de que por allí no habría algún modo de escape para alguien como Neville “habrá que cerrar las mazmorras” pensó. Distinguió a lo lejos a alguien ataviado con una vestimenta oscura. El desconocido advirtió la presencia del director y empezó a alejarse.

- ¿No me quieres asustar a mí?

Ya quedaban pocos metros para salir al exterior y Harrison decidió bloquear la salida. La figura oscura parecía nerviosa, se dio la vuelta dispuesto a enfrentarse al director, pero no contó con el inmenso poder del brujo.

- Déjame salir viejo.

- No – contestó con voz profunda.

Harrison levantó su mano izquierda dispuesto a lanzarle un hechizo cuando entró en un estado de semiinconsciencia, con la cabeza caída hacia delante y la barbilla apoyada en el pecho. De repente se notaba agotado, intentó hablar sin éxito, su boca no le obedecía y, finalmente, cayó al suelo, pero no fue cuestión de magia, recibió un golpe en la cabeza de una figura encapuchada que había surgido detrás de él.

- Has tardado – refunfuñó el desconocido.

- Si no hubieses intentado jugar con ese niño no habría pasado nada ¡inútil! – le contestó una voz que provenía de detrás del director – por tu culpa cerrarán el pasadizo y no podréis entrar en el castillo con tanta facilidad.

- Ya encontrarás el modo, siempre lo haces.

- ¿Ah sí? Díme ¿cómo lo voy a lograr? ¿sospecharán de todo el mundo que trabaje en el castillo? ¡Estúpido!

Se oían pasos que venían del castillo

- ¡Vete antes de que nos descubran a los dos! – ordenó la figura detrás del director.

El desconocido logró traspasar la puerta y el personaje que había golpeado al director orbitó fuera del pasadizo a tiempo de que no los descubriesen Xera Finch y Claris Pattinson.

1 comentario:

Ahola dijo...

Bueno un espia-traidor... esto mejora por momentos¡¡!!!