viernes, 12 de febrero de 2010

CAPITULO 18: Vigila y recluta (7ª parte)

“¿Por qué está todo a oscuras?” pensó Akane, “un momento…” una idea que pasó por su mente hizo que casi se le salieran los ojos de las órbitas. ¿Estaba muerta?

- No… no es posible. Ambros me matará.

Oyó un ruido y dirigió su mirada ciega en dirección a él. Se encontró con el brillo de unos ojos que la observaban a distancia. Dejó de respirar con brusquedad, no estaba sola, además, aquella mirada destilaba maldad. No se quedó quieta y avanzó lentamente en dirección contraria a la mirada y, poco a poco, el paisaje fue cambiando.

Seguía estando oscuro, era de noche y la luna daba un poco de luz, pero todo estaba quieto, muy quieto.

- Pero… ¿dónde estoy?

Delante de ella había un sendero y decidió seguirlo. Se le secaba la garganta de respirar tanto y tan rápido y paró para mirar a su alrededor. Comenzó a vislumbrar árboles con ramas desnudas y retorcidas.

El silencio se rompió y comenzó a correr por el sendero, no iba a quedarse quieta a esperar que el ruido sonara más cerca de ella. Las piernas le ardían del esfuerzo, por lo que decidió que no estaba muerta, estaría bajo algún hechizo. Seguía viva, pero la soledad la engullía. El miedo, cuando una está sola, multiplica su tamaño.

No parecía que hubiese horizontes. Vagaba por el camino sin convicción ninguna, pero al cabo de un rato, el camino se introdujo en un bosque. Oyó voces que procedían de algún lugar. ¡No se encontraba sola! No se paró a pensar en el peligro que corría y entró en el bosque.

Mientras tanto, en la enfermería de Faldon.

- ¿Qué habrá ocurrido? – se preguntó Esme Pattinson.

- Está de viaje – sentenció Claris Pattinson después de examinarla.

- ¿Qué dices? – preguntó Xera Finch.

- Está en otra dimensión – aclaró – y sólo ella se puede sacar de allí.

2 comentarios:

kenshin dijo...

en ascuas por la pobre Akane...

Ahola dijo...

Como decian en Polstergeit: "no vayas hacia la luz"...