lunes, 15 de febrero de 2010

CAPITULO 18: Vigila y recluta (8ª parte)

La alegría de Akane causada por haber escuchado las voces se estaba apagando. No lograba distinguir nada, allí no había nadie.

- Sé que hay alguien ahí, ¡os he oído!

Akane escuchó un susurro pero no lo entendió. Nuevos susurros. Se dio la vuelta varias veces para pillar a los que susurraban pero no tuvo éxito. No muy lejos de allí se oyó un ruido, parecía una puerta abriéndose. Comenzó a sentir miedo y deseó no estar sola.

- Viene del otro lado.

Akane se giró hacia el lugar del que provenía la voz y vio a un hombre que la señalaba con un dedo.

- ¿No le ha dicha nadie que eso es de mala educación? – preguntó la chica con el tono de voz más valiente que pudo lograr.

- Un poco más de respeto niña. Soy el capitán Ruggero Navar.

- Me está usted poniendo nerviosa y …

- ¿Quién eres? ¿qué haces aquí? – preguntó el capitán Navar tajantemente.

Akane se presentó y contó lo ocurrido. El capitán la escuchó hasta el final sin interrumpirla.

- Tu mundo sigue existiendo, aunque desde aquí no puedas verlo.

- ¿Qué hago aquí? – estalló Akane sin poder contener las lágrimas -. Quiero irme.

- Y lo harás – aseguró el capitán -, pero no será fácil.

Akane no había visto cómo se habían acercado más personas, pero cuando se dio cuenta comenzó a retroceder hasta que Ruggero Navar la cogió de una mano.

- Si sales corriendo será peor. Te puedes perder.

Akane echaba de menos a Ambros, a sus amigas, a Alan. Aquello era demasiado fuerte para vivirlo sola.

- No la asustes – dijo una voz femenina -, nosotros estaremos aquí para siempre, pero tú debes volver, este no es tu sitio.

Un niño se agarró a la pierna de la mujer y ella le acarició el pelo con una mano.

- Estar aquí es tu destino – continuó la mujer -, por cierto ¿cómo te llamas?

- A… Akane.

- Yo me llamo Kadriya.

2 comentarios:

Ahola dijo...

Dios¡¡¡!!!!! Esto cada vez se pone mas interesante.

kenshin dijo...

me esta gustando...