lunes, 29 de marzo de 2010

CAPÍTULO 20: Armándose (1ª parte)

Cuando llegaron a Broke Hills no había nadie en las calles, la gente corriente no se atrevía a aventurarse en la oscuridad desde que Saumort había dado señales de seguir existiendo.

- Aquí es – confirmó Alan.

El grupo se había parado frente a una casa de dos plantas y de aspecto abandonado.

- ¿Cuánto tiempo hace que no viene nadie por aquí? – preguntó James.

- ¿Seguro que es aquí? – dudó Bridget.

- Esta casa no parece infranqueable –comentó Oliver – no me creo que nadie haya intentado entrar para robar.

- Yo diría que nadie ha tenido valor suficiente para traspasar la puerta – susurró Nadine refugiándose en Edward.

- ¿Habéis acabado ya? –preguntó Alan con impaciencia.

- Baja esos humos – sugirió Vera con un gesto.

Bridget tenía la carne de gallina. Sabía que alguien, o algo, los observaba.

- Entremos – dijo finalmente Alan mientras traspasaba la puerta.

Cuando accedieron al interior de la casa, Briget comenzó a subir las escaleras.

- Akane dijo que los objetos están en la planta baja – susurró Nadine - ¿adónde vas?

- Arriba también hay algo.

- Será mejor que bajes – dijo Vera -, nos estás asustando a todos.

En cuanto Bridget llegó al lado de Vera la calma aparente se rompió. Un viento frío comenzó a correr por las dependencias provocando violentos portazos. Nadine giraba cada vez que oía un golpe y Edward la detuvo cogiéndola de un brazo para después abrazarla por detrás y apretarla contra él.

- No te dejes llevar por el miedo. Eso es lo que pretende el fantasma.

La ráfaga de viento era cada vez mayor y, en la planta de arriba, comenzaron a oírse gritos, eso hizo que Bridget subiera las escaleras y, sin que Oliver o James pudieran impedirlo, Vera fue detrás, por lo que salieron corriendo detrás de ellas.

2 comentarios:

Ahola dijo...

Que encontraremos arriba???¿¿¿

kenshin dijo...

a por el fantasmaaaa... jaja