miércoles, 25 de febrero de 2009

CAPÍTULO 2: EL TREN (3ª parte)

A los componentes del equipo de quidditch de Nidelty les resbalaban los gritos de las Beedles, sobre todo a Oliver Wood, su capitán, que había perdido todo interés en las animadoras desde que en el segundo curso una de ellas, Amy Petterson de la casa Weed, intentó que se distrajera en los partidos a base de coqueteos con el propósito de que Nidelty perdiera partidos y fuese el equipo de Weed el que representara a Faldon Rest en los intercolegiales. Le costó admitir que estaba jugando con él, no hacía caso de nadie, ni siquiera de su mejor amigo James Gram, y cuando vio cuál era la realidad ya era tarde para intentar participar en la clasificación para los intercolegiales pero no para derrotar a Weed y que se quedaran también fuera de la competición entre escuelas. Cada vez que recordaba el partido en el que al esquivar una quaffle le dio en la boca al capitán de Weed y le rompió los dientes sonreía. Desde ese día la rivalidad entre las dos casas fue mayor, y desde ese día también decidió que ninguna chica llegaría a distraerle lo suficiente del quidditch.

Oliver estaba orgulloso de su equipo, como buenos alumnos de Nidelty se llevaban muy bien y se apoyaban los unos en los otros. Ese era su secreto y gracias a él habían ganado en la clasificación de casas el año anterior. Estaba seguro de que este año lo repetirían y, además, ganarían los intercolegiales. Había estado todo el verano ideando tácticas de juego con James y estaba deseando comenzar a ponerlas en práctica en cuanto encontraran al jugador ideal para uno de los puestos de cazador que había quedado vacante después de la marcha de Brandon Sewell.

Vera no apartaba los ojos de Wood mientras este hablaba. El muchacho de pelo y ojos castaños era valiente y tenía una personalidad arrolladora y era algo que le gustaba y le molestaba a partes iguales porque todos los años había alguna chica que intentaba salir con él y le provocaba celos. A pesar de que James le había explicado que Oliver no les prestaba más atención de la necesaria para que él aprovechara la ocasión y quedar con ellas se sentía mortificada cada vez que lo veía reír con alguna chica.

Vera esperaba fervientemente formar parte del equipo. Mya Renddly, la buscadora, era amiga suya y le había contado que el secreto para pasar las pruebas era concentración exclusiva en la quaffle. Siempre había alguien que se distraía con las bludgers y salía malparado, entonces Oliver se enfadaba muchísimo y los obligaba a entrenar más duro y Tom y Mike, que eran los golpeadores, terminaban tan extenuados de golpear las bludgers que terminaban teniendo pesadillas en las que se les descolgaban los brazos y se quedaban mancos. Aparte de eso Mya estaba un poco cansada de ser la única chica del equipo y le prometió a Vera ayudarla en todo lo posible para que fuese la nueva cazadora.

Oliver sabía que Vera se presentaría a las pruebas para el puesto de cazador puesto que James se lo contaba en sus cartas. No se fiaba de James, sería blando con Vera. Tampoco se fiaba de sí mismo, era la hermana de su mejor amigo y temía que también sería blando con ella y era algo que le molestaba porque el Quidditch no era para blandos. ¿Sería buena idea dejarla entrar en el equipo? Le pediría a Roger que le ayudará a hacer las pruebas ya que era el más imparcial del equipo

6 comentarios:

Faldon Rest dijo...

porque cojones no salen las fotos de tom, mike y roger??? joooooo

SueEllenRV dijo...

Porque no son tan guapos?

Nadine Hardis dijo...

Esa crueldad era innecesaria Sue

EL PÁLIDO dijo...

No van a ser todos como yo ¿no?
jajaja
Nadineeeeeeeeeee!!!!!!!!!!

yogurina dijo...

jajajajaja esque no todo el mundo es "herboso"

Ahola dijo...

Ohhhhhh¡¡¡!!!!