viernes, 3 de abril de 2009

CAPÍTULO 4: LAS CLASES (7ª parte)

Mientras iban a la siguiente clase Vera iba planeando la venganza contra McFlurry, Nadine iba a su lado avergonzada aún por el asunto de las orejas. Neville Linvingstone se acercó a ella y le contó las bromas que le habían gastado a él otros años para que no se sintiera peor. “Eres un buen chico, pero deberías aprender a cerrar la boca un poco” pensó Nadine mientras le dedicaba una mirada tierna y se tapaba media cara con una carpeta para que no la viese sonrojada.

- Neville, eres un pesado – le espetó Akane.

- Lo siento – contestó el muchacho mirando al suelo.

- No pidas perdón – le contestó Akane - ¿qué te dije el año pasado?¿es que no has practicado nada este verano?

- La verdad es que no - dijo Neville – mi abuela no me dejó.

- ¿Tu abuela? – exclamó Akane – pero ¿qué te he enseñado yo?

Y para la sorpresa de todos, incluido el propio Neville, Akane le palmeó el hombro amistosamente. En ese momento unos alumnos empezaron a rebuznar según pasaban al lado de Vera y Nadine. Las dos abrieron los ojos como platos.

- Pero ¿cómo se han enterado tan rápido? – preguntó Nadine.

- Seguro que ha sido Abbie Taylor – contestó Bridget mientras los seguía con la mirada.

- ¡Mala bruja! – afirmó Vera.

Mientras tanto Akane les estaba tirando a los alumnos que habían rebuznado unas bolas hechas de una plasta verde y maloliente que había hecho aparecer con un hechizo “viridis odor”. Neville intentaba ayudarla pero únicamente le salían unas especies de albóndigas vegetarianas que apestaban a ajo.

- ¡Qué más da Neville! ¡lánzaselas! – le gritó Vera que también estaba conjurando bolas.

Los chicos que rebuznaron huyeron despavoridos por el pasillo y Akane y Neville salieron corriendo detrás de ellos tirándoles más y más bolas verdes y gritando “no huyáis cobardes, a por ellos Neville!!”. Vera, Bridget y Nadine reían y volvieron a andar de camino al aula de Protección Contra la Magia Oscura. Cuando se acercaban al aula Nadine vio a los gemelos Pattinson y a otros de sus dos hermanos y bajó la cabeza para mirar al suelo “no tengo porqué sentirme cohibida”.

- Nadine ¿qué te pasa? – preguntó Vera.

“Yo sé qué le pasa” pensó Bridget “lo que no entiendo es por qué tiene tanta vergüenza”

- Nada – le contestó Nadine a Vera.

- No te preocupes Nadine – le susurró Bridget – sólo siente curiosidad por ti.

- ¿Por mí?

- Sí – contestó Bridget -. Lo que no te puedo decir es lo que provoca esa curiosidad, a tanto no llego.

- ¿Cómo sabes eso? – preguntó Nadine.

- Es que Bridget es empática - intermedió Vera.

- Sí, lo sientoooo tooooodo – contestó Bridget entre risas.

2 comentarios:

bridget morgan dijo...

toodoooooooo lo sientoooooooo ains

Ahola dijo...

Vaya con todoooo¡¡!!!