miércoles, 15 de abril de 2009

CAPÍTULO 5: CACHIMBA Y MACARENA (2ª parte)

James, Oliver y David repartieron las cocretas con sorpresa. Vera tenía dos porque su hermano y Oliver le dieron una cada uno, así que le dio una a Akane.

- ¿A quién más se las vais a dar? – le preguntó Vera a James.

- Ya lo verás – dijo James mientras le daba una cocreta a Nadine -. Esta es para ti – le dijo guiñándole un ojo.

Nadine aceptó la cocreta con una sonrisa preguntándose si debía ir a la fiesta. Bridget estaba comiéndose la que le había dado su hermano David cuando vio que la profesora Cooper se había fijado en su mesa.

- ¡Cuidado que la Cooper nos vigila!

James y Oliver se fueron a sus sitios de costumbre y David se fue con Claire, que estaba sentada con los Pattinson, a terminar de repartir las cocretas que le quedaban.

- No sé qué ponerme – exclamó Vera pensando en Oliver.

- Ponte una bolsa de papel en la cabeza – contestó Akane entre dientes.

- Y tú un bozal – replicó Vera.

- ¡Aquí lo que realmente importa es que me tengo que arreglar los pies !– dijo Bridget entre risas para calmar el ambiente.

Angela Cooper seguía sin dejar de mirar a la mesa de Nidelty. Sabía que tramaban algo y sabía que no era bueno si James Gram estaba en medio. Le hizo una seña a Abbie Taylor para que se acercara y ésta se levantó inmediatamente. Le susurró algo al oído y Abbie asintió para volver a sentarse después en su mesa y murmurar con Amy Petterson y Linda Gales, las otras dos animadoras de Weed.

- Las brujas acaban de empezar a cotillear – dijo Emmett Pattinson.

Los hermanos Pattinson se giraron todos para ver cómo Abbie se sentaba en las rodillas de Sam Connors y Amy Petterson se sentaba al lado del capitán de Quidditch de Weed, mirando a Oliver Wood.

- Esas chicas tienen la mente muy sucia – comentó Robert -. ¿Qué estarán tramando?

En ese momento, David Morgan les habló de la fiesta de bienvenida a los Erasmus y los Pattinson ataron cabos. Emmett no se quería perder la diversión y Robert quería comprobar cómo las animadoras de Weed estropearían la fiesta. Edward sintió un impulso extraño que no terminaba de entender, quería hacer algo respecto a los sentimientos mezquinos de las animadoras, pero… ¿por qué?

- Yo también voy – dijo Edward.

- ¿Por qué? – preguntó Emmett.

- Puede ser divertido.

Abbie, Amy y Linda se habían acercado poco a poco a todos los alumnos de 3º y 4º de Weed sondeando a todos hasta que Rocío MªGonzález y Lupita Ferrer, las Erasmus de España y Mexico, confesaron, Rocío antes que Lupita, que había una fiesta para ellas esa noche. Abbie fue a decírselo de inmediato a la profesora Cooper y ésta sin inmutarse fue a hablar con Rupert Hardis. Rupert estaba intentando comprender algo de lo que le decía Lola Rappelson y agradeció que Angela lo sacase de allí.

- Discúlpeme profesor Hardis.

- Llámeme Rupert.

Angela sonrió exhibiendo unos dientes blancos y perfectos.

- Perdona Rupert, solamente te quería pedir un favor.

- Adelante.

- ¿Podrías sustituirme en la vigilancia esta noche? Tengo que preparar unas cosas para la clase de mañana y no podré hacerlo si hago la ronda. Yo haré la tuya mañana.

- Sí claro no te preocupes.

“Este es más tonto de lo que pensaba” pensó Angela “ya verás cuando te enteres de que tu hijita está de fiesta clandestina”. Siguió hablando unos minutos más con él disimulando el desprecio que sentía. No le había caído bien, ella quería haber sido la profesora de Historia de la Magia y aquel pusilánime le había arrebatado el puesto.

1 comentario:

Ahola dijo...

Mala pecora¡¡¡!!! Ya las pagaras caras por poner a Rubert en este aprieto...