viernes, 8 de mayo de 2009

CAPÍTULO 6: UN DÍA MÁS (3ª parte)

En el desayuno todo el colegio estaba al corriente de la fiesta en la torre norte y de las correrías de algunos de los asistentes, como el enfrentamiento entre Bridget Morgan y Vera Gram con el profesor Hardis. Las almas cotillas estaban esperando que saliese la primera edición del “Chismorrero”, el periódico estudiantil clandestino, para saber qué más había ocurrido la noche anterior.

Oliver Wood estaba furioso con el profesor Hardis por castigar a Vera y con Vera por no controlarse con la bebida, esperaba que no le afectase en el entrenamiento y si fuese así se encargaría de hacérselo pasar mal para que la próxima vez se lo pensara dos veces antes de beber Diademitas. Estaba dispuesto a regañarla en cuanto la vio aparecer en el comedor con sus compañeras de cuarto, pero oyó susurros a su espalda y cuando se giró para ver quién era comprobó que Ruth Mathews, Olga Caves, Lourdes Matt y Eva Roderick, las peores aves de rapiña después de Amy Petterson, estaban expectantes ante la escena, eso hizo que se mordiera la lengua siguió desayunando sin mirar a nadie y sin emitir una sola palabra.

Bridget y Vera llevaban gafas de sol al igual que muchos alumnos y no se las quitaban pero pasó por detrás la profesora Cooper y les dio una colleja para que se las quitasen. No protestaron porque no tenían ganas de hablar con nadie y se limitaron a desayunar en silencio, a pesar del cubo que les había echado por encima Akane,no estaban totalmente despejadas.

Comenzaron a oírse ruidos y aparecieron por las ventanas las lechuzas postales que traían las primeras cartas y paquetes para los alumnos. Vera y Bridget levantaron las cabezas de sus cuencos para comprobar si sus lechuzas le traían correo. En ese momento un paquete y una carta les cayeron prácticamente encima, y la lechuza de Vera le dio picotazos en las manos para que abriese la carta de inmediato.

- ¡Mal bicho! – espetó Vera.

En la carta ponía “Para los dos” así que se levantó y se sentó al lado de James sin mirar a Oliver que estaba al otro lado de la mesa observándolos en silencio.

- Tenemos carta.

- ¿Qué dice? – preguntó despreocupado.

- No lo sé, no la he abierto.

- ¿Ningún paquete? – se sorprendió James.

- No, nada – respondió Vera.

- Trae – dijo James quitándole la carta de las manos a Vera.

Oliver seguía observándolos y Bridget no abría su paquete a le espera de ver qué ocurría. Akane y Nadine también esperaban. James terminó de abrir el sobre y comenzó a leer en voz alta.

“No sé como habéis podido organizar una fiesta en el colegio.
Y el primer día en la escuela, me parece indignante y más con alcohol
Vera como se te ocurre beber, desde cuando!!! No puedo creerlo cuando me lo ha dicho el director, James porque no controlas más a tu hermana.
Espero que sea la última vez que ocurre esto y atente a las consecuencias del castigo
Lo siento pero aunque hayas pasados las pruebas del Quidditch tu padre y yo no te enviaremos el regalo que te prometimos, James a ti tampoco por no atender a tu obligación de hermano.”


- Bueno, pues ya está – exclamó James desilusionado -. Nos quedamos sin regalos, tampoco ha sido para tanto ¿no crees?

- Mhhh… - respondió Vera. Quería un pantalón nuevo para hacer deporte y no lo tendría. Estaba decepcionada y se le notaba en el rostro.

Oliver pensó que disfrutaría con la escena y con el sentido de culpabilidad de Vera pero no fue así, de modo que se sorprendió cuando deseó que no lo hiciese mal aquella tarde en el entrenamiento para no ser duro con ella.

1 comentario:

Ahola dijo...

Pero que bueno es el niño¡¡¡!!!