miércoles, 13 de mayo de 2009

CAPITULO 6: UN DIA MAS (5ª Parte)

- Me parece extraño que la Cooper no haya intentado algún truco de los suyos para pillarnos en algo – le comentaba Vera a Bridget mientras salían para dirigirse a la siguiente clase.

- Hoy tenía sus pensamientos en algo más importante- le contestó Bri.

- Ah, ¿si?... ¿me pregunto en que?

- Esta planeando algo que la tiene distraída pero no sé el qué, de todas formas, no me preocupa, es una arpía petulante y solterona que vive por y para Faldon, sus planes no pueden ir muy lejos, jaja - Bridget era empática y también poseía todo un repertorio de cinismo, ironía y sarcasmo.

Para la siguiente clase tenían que salir del Colegio hacia la zona de triatlón. Cuando no se usaba para entrenar, el profesor Orzo Strawberry usaba las pistas para sus clases de Vuelo.

Antes, tenían que cambiarse y equiparse para la clase. Este era el tercer año y el colegio, haciendo un esfuerzo, había conseguido subvenciones del Condado de Summerfalls, al que pertenecía Faldon, para comprar Limbus Sabbath 2009, la ultima generación de escobas, para todos los alumnos. De esta manera conseguían total igualdad y evitaban los ya clásicos comentarios elitistas de los alumnos de Weed que siempre tenían las mejores escobas. Todo hay que decirlo, gracias a los un tanto dudosos fondos que aportaba el padre de Eddy McFlurry a la Casa.

Una vez en el campo con sus escobas nuevas los alumnos comenzaron a comentar los cambios y mejoras que había sufrido la nueva Limbus hasta que apareció el profesor Orzo Strawberry. En tres años apenas había cambiado, seguía conservando su larga y descuidada melena, su sonrisa de eterna felicidad y su botella de bebida energética. Bebida que nadie sabia donde conseguía, que nadie había probado y de la que se sospechaba que nunca fue realmente energética. Rumores aparte, Orzo era muy buen profesor de vuelo, gracias a él, los jugadores de Quidditch de Nidelty habían mejorado su técnica y este año prometían ganar la Liga de Faldon.

- ¡Buenos días colegas!...como habéis crecido, eh?… ¿Qué tal las vacaciones de verano? – Orzo era uno mas.
- ¡Demasiado cortas! - gritó Fer Nando y le siguieron el resto murmurando en grupitos.
- Vale, vale…eso es cierto. Pero creo que este año tenéis mas clases al aire libre y me ha contado un pajarito que un par de excursiones interesantes por el Condado… - les confesó Orzo.
- ¿si?, ¿de verdad?, eso es genial, así podré observar el comportamiento de los zánganos oblicuos en periodo de colonización, ¡que emocionante! – dijo espontaneamente Ana Saints, la mejor jugadora de Tiro con Arco de la Casa Cleaverly y también la mas rarita…
- Bueno chicos, tranquilizaos que vamos a comenzar – interrumpió el profesor.


Como habéis podido comprobar este año podemos presumir de escobas nuevas, la Limbus Sabbath 2009 sigue siendo una escoba artesana pero con un mejor rendimiento y acabado. Ademas, este modelo, lleva incorporado un sensor de aire termodinámico 2.0, madera de lignina secada al vacío, es capaz de soportar hasta 100 encantamentos y conjuros y lo mejor, lleva el almohadón mágico incorporado de fábrica.

- Venga chicos, espero que no hayáis olvidado todo lo que sabéis de vuelo hasta ahora porque hoy, como es la primera clase, vamos a olvidarnos de la teoría y a probar las nuevas escobas para comprobar su potencia y que os vayáis familiarizando.

Los alumnos, deslumbrados por los detalles técnicos, no tardaron en conjurar sus escobas y salir volando para probarlas. Todos excepto Akane.

- Señorita McGregor, ¿seguimos sin superar los vértigos? – le preguntó preocupado Orzo.
- Mmm..., me temo que si, profesor. Lo lamento yo…
- Creí acordar con su tutor, Ambros, que este verano iría a terapia para superar miedos ridículos en un futuro mago…
- Si, cierto y Ambros me ha llevado a un especialista pero no fui muy constante con la terapia.
- No quiero ponerme serio Señorita McGregor pero tengo que exigirle que al menos, intente elevar su escoba y montar.

Akane no pudo excusarse más, la terapia solo había servido para incrementar más su miedo a volar y Ambros no podía obligarla a ir. Él la cuidaba, la protegía pero le costaba ser imperativo con ella.

- ¡Elantum! – gritó temblando y la escoba se elevó hasta sus manos. Casi cerrando los ojos y tragando lentamente, Akane comenzó a subir en la escoba, le temblaba todo el cuerpo y empezaba a sudar. Una vez subida, aun seguía tocando el suelo con los pies y Orzo la sujetaba por la espalda confiando en que por fin, superara sus temores pero…al final, paso lo de siempre.

Akane perdió el equilibrio a menos de un metro de altura, solo la sensación de elevarse la mareaba. Orzo, resignado, se apartó para echarle un trago a su bebida y vigilar los vuelos del resto de la clase.

3 comentarios:

Ahola dijo...

Me gusta lo del sensor termodinamico 2.0.
Vamos esa Akane, que demuestre lo que capaz de hacer subida en una escoba¡¡¡!!!!

Anónimo dijo...

Jajaja

El Pálido dijo...

Yo no necesito escoba para volar