lunes, 18 de mayo de 2009

CAPÍTULO 6: UN DÍA MÁS (7ª parte)

Llegaron a tiempo al invernadero, la profesora Elaine Swatch aún no había llegado. Todos los alumnos estaban colocados en unos taburetes y habían dejado sus libros encima de las mesas. La mayoría se mantenía en silencio porque era una de las normas de la profesora, no había sido la primera vez que al entrar se había encontrado a algunos alumnos armando revuelo y los había expulsado. La mayoría se estaba comunicando a susurros y gestos, incluso el pusilánime de Eddie McFlurry que gesticulaba con Charlie Rivers.

- ¿Te gustan las plantas Nadine? – susurró Neville -. Ya verás como disfrutarás esta clase.

Nadine asintió mientras se preguntaba mentalmente cómo enseñaría la profesora Swatch al mismo tiempo que echaba un vistazo por el invernadero. Se encontró con la mirada de Edward Pattinson y se quedó paralizada. No apartó la mirada y se dio cuenta que su tez no era tan pálida. Sus ojos tenían un punto de curiosidad y ya no parecían hostiles.

- Buenos días chicos – saludó Elaine Swatch -, hoy tendremos una clase práctica así que vamos al fondo del invernadero. Hoy – continuó sin detener el paso – estudiaremos las Dormitus, es una planta importante y quiero que toméis las precauciones pertinentes – llegó al fondo del invernadero y se dio la vuelta dirigiéndose a la cara de todos los alumnos -. Quiero que os pongáis los guantes, las máscaras y los monos. Debéis tener la piel totalmente cubierta ya que si os la tocan os dormiréis profundamente y su antídoto tarda doce horas en hacer efecto. ¿Lo habéis entendido? ¿alguna pregunta?.

- Profesora – era Neville.

- Sí Neville.

- ¿Qué es más eficaz, la planta Dormitus o la poción Opius Dormitus?

- La planta es siempre más eficaz. La poción tiene unos efectos secundarios algo desagradables – explicó la profesora -. ¿Alguna pregunta más? No. Pues comencemos. Vamos a sacarla y ver cómo se comporta al contactar con un cuerpo.

- Akane – dijo Vera -. Tápate bien no sea que te duermas y estés más veinticuatro horas seguidas roncando.

- Ten cuidado tú no te toque esa bocaza tuya y no puedas subirte a una escoba – contestó Akane.

- Callaos ya – ordenó Bridget.

Neville y Nadine charlaban sobre hierbas mientras comprobaban como la Dormitus se movía por todo el cuerpo de Nadine intentando buscar un trozo de piel al qué pegarse. Nadine sonreía por las cosquillas que le hacía y se sorprendía de los conocimientos de Botánica de Neville, sería un buen compañero. Cuando acabaron dejaron las plantas en sus macetas. Eddie y Charlie Rivers se burlaban de Neville y Nadine haciendo una burda imitación de sus voces, en ese momento Edward Pattinson cogió rápidamente una Dormitus y se la tiro encima de modo que cayeron al suelo fulminados por el sueño.

- Profesora Swatch – la llamó Edward – creo que estos dos han tocado una planta.

La profesora se acercó rápidamente.

- Siempre los mismos – comentó entre dientes totalmente irritada mientras cogió la Dormitus con unos guantes y la dejó en una maceta – Edward por favor.

- Sí profesora.

- ¿Te importaría decirle a Harry y a Charlie que vengan a llevarse a estos a la enfermería para que tu madre les de el antídoto?

- Por supuesto que no profesora.

Los alumnos salieron riéndose del invernadero. Seguro que iban a salir en el Chismorrero

2 comentarios:

Ahola dijo...

Viva la venganza¡¡¡!!!

Anónimo dijo...

Viva!