viernes, 3 de julio de 2009

CAPÍTULO 8: DE ESTA NO TE ESCAPAS (5ª parte)

- ¡Madre mía! – exclamó Nadine.

- ¿Adónde llevará esto? – se preguntó Vera.

- Chicas – empezó Bridget -, creo que estos son los túneles que llevan a Broke Hills.

Escucharon ruido a sus espaldas y al volverse se encontraron a Oliver Wood y James Gram.

- ¿Se puede saber qué hacéis aquí? – preguntó James mirando a Vera.

- ¿Y tú? – contestó Vera.

- Seguiros. ¿Qué pretendéis que os expulsen? – respondió Oliver.

- Eh, baja ese tono – le riñó Vera mirándolo ferozmente -. Akane es sonámbula y sólo la estamos siguiendo – “ay mi madre, acabo de levantarle la voz a Oliver”.

James se inclinó a un lado y vio como Bridget y Nadine sujetaban a Akane e intentaban que se diese la vuelta para volver al dormitorio y no pudo evitar sonreir al verla en ropa interior.

- ¿Tú de qué te ríes?

La pregunta la hizo Alan Knightley que acababa de llegar. James se quedó mudo por la sorpresa y Oliver se puso en guardia dispuesto a darle un mamporro al alumno de Weed.

- Quieto fiera – le frenó Alan, y pasó por su lado para terminar poniéndose a Akane sobre el hombro y llevarla de nuevo a Nidelty bajo la asombrada mirada de los allí presentes.

Cuando salieron de los pasadizos para volver al castillo se lo encontraron todo iluminado.

- ¿Qué ha pasado? – preguntó Vera.

- Alguien ha dado la voz de alarma. Dicen haber visto a un muerto en el castillo – explicó Alan.

- ¿No sería un fantasma? – le preguntó Nadine.

Alan se paró y se volvió a mirar a Nadine.

- No, he dicho un muerto, un cadáver andante, un zombie si lo prefieres.

Nadine dio un respingo asustada y se agarró del brazo de Bridget que también estaba asustada.

- ¿Quién? – preguntó Oliver mirando en todas direcciones.

- Un antiguo profesor del colegio, un tal, Lazslo Irij.

- Un momento – comentó alarmada Nadine – yo sé quién es.

- Pues si sabes quién es, sabes lo que significa ¿verdad? – dijo Alan alzando los ojos.

Nadine solo pudo asentir incapaz de articular palabra e hizo un gesto a los demás para que se callaran.

- Dejadme pasar, lo reconocería si lo viese.

Nadine se adelantó y se asomó por una puerta que daba a la sala en la que se comenzaban las escaleras que llevaban a las diferentes casas. Cuando iba a darles la señal a sus compañeros para que pasaran sintió que una mano la cogía del hombro y un escalofrío le recorrió la espalda. No se atrevió a darse la vuelta hasta que la persona que la cogió por el hombro habló.

- ¿Se puede saber qué haces por aquí a estas horas?

Nadine se sacudió el hombro y se dio la vuelta enfurecida dispuesta a descargar su ira.

- ¿Y tú se puede saber porqué quieres provocarme un infarto imbécil?

- Nadine no grites – susurró Bridget - ¿qué pasa? ¿quién es?

- Es Edward – murmuró Nadine.

Edward se asomó a la puerta y los vio a todos.

- ¿Pero qué hacéis? – luego se quedó mirando a Alan que seguía cargando con una Akane profundamente dormida - ¿le ha pasado algo?

- No – contestó Alan – es sonámbula, la hemos parado en los pasadizos que hay detrás de las mazmorras.

Edward meneó la cabeza y miró a su espalda unos segundos para después hablarles de nuevo.

- Daos prisa los profesores están revisando la zona de las aulas, todavía tardarán un rato, pero Charlie, Billy y Harry están aquí al lado – y cogió a Nadine de la mano obligándola a subir corriendo las escaleras de Nidelty.

- Suéltame – pidió Nadine.

- Lo haré cuando estés en tu casa.

- ¿Y tú por qué no estás en la tuya? – exigió Nadine.

- Yo estaba con mi padre cuando dieron el aviso y me dirigía a mi casa cuando ví que la puerta se abría ¿contenta? – y sin mirar a Nadine abrió la puerta de Nidelty – entra.

Alan bajó a Akane que no despertaba y se fue corriendo a Weed. Bridget sujetaba a Akane y se disponía a cruzar la sala común cuando vio cómo Percy se asomaba desde la zona de los dormitorios de los chicos.

- ¿Quién anda ahí?

- ¡El que faltaba! – protestó James.

- Déjamelo a mí – dijo Vera y se adelantó antes de que su hermano y Oliver siguieran protestando.

Vera logró distraer a Percy para que el resto de sus compañeros subiese a sus respectivos dormitorios.

- Será mejor que subas a tu cuarto – terminó diciendo Percy creyéndose la excusa de Vera -. No diré nada

3 comentarios:

Ahola dijo...

Solo me pregunto, cuanta gente puede caber en una escalera???¿¿¿ Y que nadie me venga con eso de la magia...

Duczen dijo...

Si es una escalera de mano, está probado que dos cabras y el del acordeón; si es una de caracol depende de la ropa de los que estén encima o de su ausencia; si es una escalera del corte inglés en rebajas, es como un agujero negro, entran señoras a cascoporro; en el escaleras de edificios a partir del tercero están vacías o como mucho un señor con ataque de asma; el resto ni idea... ahora estoy pensando en starway to heaven.

¿Por qué todo el mundo cuando le dicen que se vaya sube al cuarto y nadie baja?.

Anónimo dijo...

CIERTO