lunes, 20 de julio de 2009

CAPÍTULO 9: TÚNELES Y SOMBRAS (2ª parte)

- ¿Se puede saber qué estás haciendo aquí Bridget Morgan?

Bridget se dio la vuelta lentamente, había reconocido la voz de su tía, Avelina Morgan, la hermana de su padre y dueña del Hostal Royal Apple, que casualmente se encontraba justo a sus espaldas. “¡Maldita sea!” pensó Bri al no haberse acordado a tiempo.

- Te he hecho una pregunta niña – como vio que su sobrina se había quedado muda se dirigió a los demás - ¿y vosotros?

- Yo… - comenzó Neville - … encontré un túnel en el colegio y… las convencí para que me acompañasen a explorarlo.

- Es muy loable chico – comenzó la señora Morgan – que cargues con las culpas, pero no te creo.

Las chicas y Neville tenían los ojos fijos en el suelo y Avelina se apiadó de ellos.

- Vamos, entrad en el Hostal, os daré un chocolate y os acompañaré de vuelta al colegio. No es buena idea utilizar los pasadizos por la noche.

- ¿Por qué? – preguntó Akane mientras entraban en el Hostal.

- Porque si está escondido es para que no se vea, y si no se debe ver es porque guarda un secreto.

Bridget sonrió porque sabía que se aproximaba alguna historia truculenta. A su tía le gustaba mucho contar historias, historias que había aprendido en sus viajes por el mundo, su hermano Joe siempre la había animado a recopilarlas todas pero ella era reacia porque lo que le gustaba de verdad era contarlas. Se acomodaron todos en un saloncito y mientras Avelina les servía una taza de chocolate comenzó a hablar.

- Hubo una vez una mujer llamada Kadriya. Nació en un pequeño poblado egipcio hace 2050 años. El mundo era muy salvaje aún. Las ciudades eran muy pequeñas y estaban muy repartidas. Por aquél entonces, las fuerzas místicas lo envolvían todo, se fundían con cada objeto y persona que tuviese los ojos del alma abiertos, y Kadriya los tenía muy abiertos, no como ahora, que hay mucho ciego suelto – se quejó.

- Continúa tía – la animó Bridget.

- Kadriya pertenecía a una familia de grandes brujos y a los 3 años comenzó a mostrar un talento inusual para la magia. A los 5 era capaz de invocar y hablar con los espíritus de los muertos.

- No es difícil – dijo Akane.

Avelina la miró y contestó

- Con los que no se quieren manifestar no.

Bridget sonrió porque su tía siempre lograba sorprender a quién estuviera con ella.

- Bueno – continuó Avelina - el caso es que cuando Kadriya tenía vuestra edad era capaz de ver el pasado y el futuro, curar maldiciones muy graves, ver y oir conversaciones desde la lejanía…

Vera dio un respingo y miró a Bridget, pero esta estaba absorta escuchando a su tía.

- … y entrar y salir del mundo de los muertos.

1 comentario:

Ahola dijo...

Bueno, bueno... La historia de Kadriya promete¡¡!!