miércoles, 29 de julio de 2009

CAPITULO 9: TUNELES y SOMBRAS (6ª Parte)

Hora y media mas tarde, Vera, Nadine, Akane y Bridget decidieron pasar el resto de la tarde en el Potro Trotador. Aun les quedaban un par de horas antes de volver a Faldon.

Al parecer algunos de los alumnos habían tenido la misma idea y nada mas entrar Nadine no pudo evitar localizar a Edward Pattinson entre todo el albedrío, al fondo de la barra, hablando con Emmet, James Gram y David Morgan. Se puso nerviosa y tropezó con una silla haciendo un gesto extraño, no llego a caerse pero tropezó de una manera bastante ridícula provocando ciertas risillas y logrando llamar la atención de Edward, aunque no de la manera que le hubiera gustado.

- Joder!... – protesto en alto Nadine.
- Eso es una entrada triunfal, si señor…con clase y dignidad – dijo entre risas Vera.
- Anda, deja de protestar y ven a sentarte – Bridget le señalaba el asiento que quedaba libre a su derecha. En frente se sentaban Vera y Akane que intentaban decidir que beberían. Acto inútil puesto que al final, siempre bebían lo mismo.
- Voy a pedir chicas, cuatro Diademitas ¿no? – preguntó con certeza Bridget mientras se levantaba y hacia un gesto a Vera para que la acompañase.

Excepto Nadine y los alumnos de primero, el resto ya conocían Broke Hills y la taberna. El Potro Trotador tenía las mejores cervezas del condado, muy buena música y este año, nuevo dueño.

Las chicas llegaron a la barra. Por regla general les atendía Jess Turner, una chica sencilla y simpática, quizás algo distraída y alocada. Hacia tres años llegó a Broke Hills desde Chicago, ciudad natal, para vivir con su abuela, la irreverente Penny Turner.

Esa tarde, no estaba Jess. Asomada casi al interior de la barra en busca de la camarera, Bridget escudriñó los zapatos de una figura masculina que se acercaba. Poco a poco fue irguiéndose mientras levantaba la mirada para descubrir el resto de aquel ser que caminaba despacio hacia ellas. Apenas pudo parpadear, aquel…ser, debía ser el nuevo dueño. Era sencillamente, provocador. Mirada azul, manos tersas y robustas, mandíbula huesuda y marcada y una tímida sonrisa avanzaban hacia la barra. De repente una brisa dulce penetro los sentidos de Bridget…

- ¿Que va a ser señoritas?
- Ehm, pues, si…Ehm vamos a ver, Ehm..yo…bueno, nosotras…si, Ehmm – Bridget comenzó a tartamudear.
- Cuatro Diademitas, por favor – terminó pidiendo Vera.
- Muy bien, marchando…

Bridget se había quedado atónita con aquel vampiro y Vera intentaba sacarle del trance con un buen codazo en las costillas.

- Aquí tenéis… por cierto, mi nombre es Bill Danag, encantado.
- Hola Bill… - respondió Bridget, intentando deshacerse de aquel mágico trance y volver a la realidad.
- Hola Bill, yo soy Vera y mi amiga es Bridget, encantada.
- Que os divirtáis chicas… - Bill se despidió para seguir atendiendo a más clientes.

De vuelta en la mesa, Vera empezó a contar lo ocurrido a Nadine y Akane en tono de burla. Bridget acabó riéndose también intentando ignorar la sensación tan extraña causada por Bill. Nadine se distrajo de nuevo con el pelo de Edward... y Vera se dio cuenta.

- Voy al baño, ahora vengo chicas – Vera se levantó y se dirigió al fondo del bar.

Al cabo de pocos minutos volvió acompañada de su hermano James, David y …Edward Pattinson.

3 comentarios:

Duczen dijo...

Un personaje nuevo -que había pocos-, que bien, sangre fresca...

Nunca en toda la historia de la humanidad ha sido bueno escudriñar los zapatos, es mejor escudriñar otras cosas... :DDD ... digo, mirar al cielo es más bonito que mirar al suelo.

SueEllenRV dijo...

Que jodía la abuela de Jess
Llega a ver mi abuela (que en gloria estés abuela!)ese gesto y le arrea con el bastón.

Ahola dijo...

Me has quitado las palabras de la boca SueEllen.
Yo eso de un nuevo personaje no lo llevo muy bien (por muy bueno que este)... y que me vuelvo a liar¡¡!!!