miércoles, 23 de septiembre de 2009

CAPITULO 11: ALARMA (9ª Parte)

Tras lo ocurrido a Nadine, el director Kingsley no pasó por alto la irresponsabilidad de los encargados de velar por la seguridad del colegio, los Guardianes del Concilio, Wall y Luther que bajo la supervisión de Charles Philips debían vigilar no solo las estancias de Faldon sino los alrededores del complejo académico. No fue así y casi le cuesta la vida a una alumna de Nidelty. El director mantuvo una larga e intensa reunión con el jefe Philips para que no volviera a repetirse la misma situación.

A pesar de todo, el curso tenía que continuar. Después de los entrenamientos, las clases continuaron con normalidad. Casi al atardecer, con la caída del sol, los alumnos terminaban la jornada del martes con la clase de adivinación. Eran las seis de la tarde y comenzaba a llover, un rayo espeluznante atravesó las colinas de Broke Hills, a lo lejos, desviando la mirada atenta de la clase.

- Chicos, chicos…por favor, presten atención, solo ha sido un rayo, ¿de acuerdo? - intentó tranquilizar los ánimos la profesora Lola Rappelson.

- Veamos, este año, por fin….utilizaremos las bolas de cristal individuales. Hasta ahora hemos estado usando la de la clase para todos, pero los resultados eran meramente orientativos. Este año, os hemos sugerido comprar vuestra propia bola para que las prácticas sean reales y certeras.

- Y para sacarnos mas dinero, no te… - soltó de repente Akane sin pensar.

- ¡No te jode! – continuó la profesora sorprendiendo al resto de alumnos – jajajaja…

Akane se quedó con los ojos abiertos y mordiéndose el labio, en un gesto característico de ella, preguntándose porque habría dicho algo así en voz alta. ¿Acaso ya no controlaba su mal genio en clase?, ¿Por qué Lola Rappelson había terminado su inoportuna frase?

- Lo siento profesora…Eh…yo…no quise… - comenzó a disculparse Akane bajando la mirada y rehuyendo la del resto de la clase.

1 comentario:

Ahola dijo...

Vaya¡¡!!! Una bola por alumno, que avanzado...