viernes, 16 de octubre de 2009

CAPÍTULO 12: AL ATAQUE (6ª parte)

El ambiente en Faldon estaba más calmado, el ritmo del final del primer trimestre invadía el colegio. Los deberes habían aumentado considerablemente y los exámenes estaban muy cercanos. Vera estaba agobiada, se le amontonaban los trabajos y apenas se concentraba al estudiar por culpa del Quidditch y por haber discutido con Oliver. Aún no habían hablado de lo ocurrido.

Nadine la había dejado sola en la sala común de Nidelty después de intentar ayudarla con Historia. Vera estaba intentando organizarse mientras maldecía interiormente la Historia de la Magia.

- Ahh!! No me quedo con nada, tantas fechas, tantas cosas del pasado, vaya mierda de asignatura… - refunfuñaba.

Tiró un bolígrafo al suelo y se echó encima del libro dándose por vencida.

- Tan difícil no es, sólo es cuestión de tener paciencia – dijo una voz detrás de ella.
- Hola Percy – dijo Vera con voz desanimada –. Lo siento, pero la historia no es lo mío.
- Te agobias demasiado, además, seguro que estás pensando más en el castigo por la pelea que en el estudio.
- Sí, no te voy a engañar. Ahora mismo es lo que tengo en la mente. Me da rabia no poder jugar el partido – confesó Vera “y además está la pelea con Oliver” pensó para sí misma.
- Si quieres te puedo ayudar esta noche, hoy me toca guardia así que estaré por aquí vigilando, si quieres baja y así te ayudo a repasar y tú me ayudas a no quedarme dormido, ¿Te parece una buena idea? – preguntó Percy.
- ¿Harías eso por mí? – contestó Vera sorprendida
- Claro, no olvides que tú también me estarás ayudando a mí...– le dijo Percy

En ese momento Oliver y James entraron en la sala común. Oliver estaba agobiado buscando un sustituto a Vera, así que puso nuevamente un listado para que la gente se inscribiera y buscar el candidato perfecto. Al ver a Vera se quedó callado.

- ¡Hola hermanita! – la saludó James.
- ¡Hola James! – contestó ella.

Vera miró a Oliver de reojo. Tenía ganas de estar con él pero aún recordaba los gritos que le había dado, así que se dirigió a Percy algo desconsolada:

- Esta noche a las 22.00 estaré aquí.

Vera subió a su cuarto y no vió la expresión extrañada de Oliver. “¿Por qué habrán quedado tan tarde?”.

1 comentario:

Ahola dijo...

Hoy creo que no tengo nada que decir... veremos en que acaba la pelea¡¡!!!