lunes, 19 de octubre de 2009

CAPÍTULO 12: AL ATAQUE (7ª parte)

Vera estaba algo más animada en la cena, pero no demasiado. El simple hecho de saber que desconectaría de todo durante un buen rato con Percy le servía para no pensar en otras cosas.

- Vera, ¿Cómo lo llevas? – preguntó Nadine mientras saboreaba el pastel de chocolate en la cena

- Bueno… un poco mejor, pero aún no he hablado con Oliver – se lamentó.

- ¿Y cuándo piensas hacerlo? porque imagino que no querrás dejar el Quidditch, ¿no? – preguntó Akane.

- No, sólo fue un impulso ya hablaré con él – dijo jugando con su tarta mientras observaba de reojo como Oliver comía su tarta pensativo.

- Será mejor que lo arregléis pronto – aconsejó Bridget -. Se le nota afectado.

Vera no contestó y siguió jugando con la tarta, pensando en Oliver y en todo lo que quería hablar con él.

Una vez que acabó la cena, todo el mundo subió a sus casas. Todos tenían tareas pendientes, unos se iban a la biblioteca, otros preferían sus cuartos y el resto las salas comunes. Vera no tenía ganas de bajar a la sala común, había demasiada gente. Sus compañeras decidieron dejarla sola. Nadine se fue con Edward a Cleaverly para intentar estudiar juntos.

- ¡Qué empalagosos estáis! – se quejó Akane.

- ¡Envidiosa¡ - bromeó Bridget - ¿quieres que te ayude?

- No hace falta. Creo que voy a molestar un rato a Alan – y salió corriendo.

Deseaba saber algo de Oliver, saber cómo se sentía, así que cerro los ojos y concentrándose fue buscando la voz del capitán de Quidditch de Nidelty por todo el castillo. Sabía que no era una buena idea y, en el fondo no le gustaba, pero extrañaba escuchar su voz. Finalmente lo encontró en la biblioteca junto con James y Roger, hablando en susurros acerca de que le estaba costando encontrar un sustituto de Vera.

- Puff, no se cómo voy a encontrar tan rápido un cazador. Mañana son las pruebas, sólo espero que los aspirantes estén en plenas condiciones ¡Madre mía! ¡tenemos que jugar con Weed! ¡maldita sea Vera! ¿por qué justo en este partido? – se preguntaba Oliver totalmente resignado.

- Oliver – protestó James - ¡deja ya a mi hermana! Es la mejor cazadora que te vas a encontrar en este colegio y lo sabes. ¿Te has molestado en preguntar qué le pasó? Nooo claro, tú sólo le gritaste. Sé que a mi hermana le pierden las formas, pero también sé que no fue la causante de lo ocurrido.

- Cálmate James – aconsejó Roger -. James tiene razón Oliver.

Oliver no tuvo tiempo de responder porque la profesora Swatch, que estaba haciendo guardia en la biblioteca, los mandó callar.

Vera dejó de escuchar. Estaba totalmente desanimada al comprobar que Oliver estaba decepcionado con ella. No podía creer que creyese que tenía la culpa, así que comenzó a hacer los deberes que tenía pendientes antes de bajar a la sala común donde había quedado con Percy.

1 comentario:

Ahola dijo...

Vaya jaleo se ha montado¡¡!!!!