miércoles, 21 de octubre de 2009

CAPÍTULO 12: AL ATAQUE (8ª parte)

Cuando Vera bajó a la sala común, ésta estaba casi vacía, sólo quedaban tres alumnos de segundo curso que estaba acabando un trabajo, así que se sentó en la mesa más alejada y sacó su odiado libro de Historia de la Magia.

- En una semana me examino de ti ¡maldito! – le susurró al libro.

Nadine, Bridget y Akane regresaban a su cuarto y vieron a a Vera hablando con un libro.

- El de Historia no está encantado – le dijo Nadine entre risas.

- ¡Esto Es un asco! – protestó Vera.

- No te agobies mucho, ¿te ayudo? – se ofreció Nadine

- No, vosotras iros a dormir estoy bien.

- Pues ahora es que no me apetece, ¿con quién has quedado? – preguntó Akane.

- Con Percy – contestó.

- Pues me voy – dijo Akane.

- Yo también, estoy cansada ¿vienes Bridget? – preguntó Nadine

- Sip.

- Buenas noches chicas – respondió Vera

Vera decidió que esa noche sacaría algo, así que se frotó los ojos, sacó su botella de agua y comenzó a leer pausadamente. Una voz cálida la asusto por detrás.

- No te agobies, ahora te ayudo – era Percy.

- Ando calentando motores – dijo Vera.

- Estos chicos de segundo ya se van, voy a dar una vuelta por la casa y enseguida estoy contigo, ¿de acuerdo? – explicó Percy.

Pasaron diez minutos y Percy regresó.

- Coge esto Vera – Percy le entregó un esquema con etapas de la Historia.

- ¡Increíble! está todo reflejado – dijo Vera asombrada.

- Quédatelo, tengo varios, los hago cuando estoy aquí sólo de vigilancia – contestó Percy con orgullo.

- No puedo aceptarlo.

- No te preocupes, como te he dicho no es el único, además te servirá de mucho – dijo Percy.

Vera miro nuevamente el esquema, era perfecto. Percy le explicó mapas y luchas mágicas divididas por zonas. Vera sonreía porque lo entendía, solo esperaba que no se quedase en eso solamente. Se encontraba cómoda al lado de Percy. Así no pensaba en Oliver.

- Bueno creo que ya lo has entendido, verás como te saldrá bien el examen – la animó Percy.

- Muchas gracias – contestó Vera

- Vera, ¿te puedo hacer una pregunta?

Vera asintió.

- ¿Tú no fuiste la que increpó primero a esa chica de Weed , verdad?

- No, lo que ocurre es que yo no me calle y ella me golpeó y después yo le di, no me podía quedar quieta – se defendió Vera -. Ufff – hizo una muñeca – me duele la cara.

- ¿Te duele? – preguntó el chico preocupado.

- Sí, el labio sobre todo – dijo Vera.

- ¿Y sobre el Quidditch? ¿de verdad quieres dejarlo?

- No, lo dije en caliente, tengo que hablar con Oliver, aunque no sé si querrá hablar conmigo.

- No te preocupes seguro que te escuchará.

- Si eso espero… - dijo Vera sin ánimos.

De repente Percy se abalanzó sobre ella y sin pensarlo la besó en los labios. Vera no sabía qué pensar, era un beso cálido y dulce pero en su mente solo tenía a Oliver así que lo separó de ella.

- ehhhh… esto…. Percy se hace tarde será mejor que suba al cuarto.

- Vera, espera por favor – pidió Percy.

- Mejor hablamos en otro momento.

Vera recogió sus cosas y subió rápidamente al dormitorio. Lo tiró todo y se metió en la cama directamente.

2 comentarios:

Ahola dijo...

Eh, tu tio¡¡¡!!!!! Tomate las cosas con calma...

NH dijo...

Estos pelirrojos ¡cómo son!