miércoles, 28 de octubre de 2009

CAPITULO 13: PROTECCION Y DEFENSA (2ª Parte)

Harrison Kingsley y Xera Finch estaban relajados y comenzaron a trazar un círculo protector, en contra de las agujas del reloj, alrededor de ellos con sal. En cuanto terminaron el círculo, unas llamas muy leves surgieron del mismo y con una señal que hizo el director con una mano, el resto de los profesores comenzaron las invocaciones.

Los alumnos encendieron cada uno una barrita de sándalo y, a medida que ardía, la energía negativa que invadía el colegio transformaba las llamas del círculo de protección en llamas negras. Cuando el fuego negro era denso, el director y el profesor Finch lo apagaron con una mezcla de agua y sal.

- ¡Así sea! – murmuraron los presentes con voz débil.

Mientras se retiraban del patio los alumnos no abrieron la boca. Se lanzaban miradas en las que se mezclaban la confusión y miedo.

- No creo que sirva de mucho – susurró Eddy McFlurry – sólo hemos comprado algo de tiempo. Creo que deberíamos irnos de aquí.

- Si tanto miedo tienes McFlurry ¡lárgate! – le contestó Oliver Wood.

- No te acerques a mí Wood – dijo Eddy apartándose a un lado.

- Tú escóndete detrás de tus amigos – siguió Roger – seguro que te protegen- continuó con sorna.

- Rata – exclamó Charlie Rivers.

En el momento en el que se lanzaba a darle un puñetazo a Roger, Charlie sintió cómo sus músculos se paralizaban. Angela Cooper se acercó a él.

- ¿Se puede saber qué haces? – le preguntó iracunda mientras lo cogía del cuello del jersey y lo arrastraba de allí.

- Roger – la voz provenía de Claris – no me gusta que vayas provocando a nadie.

- Lo siento profesor – se disculpó Roger mirando al suelo.

- Te creo y lo sabes, por eso supongo que también sabes que estás castigado esta noche ¿verdad?

- Sí señor – asintió Roger.

- Y tú también Oliver – continuó el sr Pattinson.

- ¿Yo? – preguntó como si no hubiese roto un plato.

- Sí tú. A ver si así aprendes a cerrar la boca.

Continuaron andando hacia las clases para continuar el día. El hechizo habría servido para proteger el colegio, pero el ambiente entre los alumnos no podía ser más negro.

1 comentario:

Ahola dijo...

Aqui todo el mundo anda castigado¡¡!!!!