viernes, 6 de noviembre de 2009

CAPÍTULO 13: PROTECCIÓN Y DEFENSA (6ª parte)


Akane cruzaba el vestíbulo del castillo camino de su dormitorio para seguir estudiando cuando se percató que un pelirrojo que no conocía de nada se encontraba esperando al lado de un baúl enorme.

- ¿Quién será éste? – dijo en un susurro.

Akane no pensó que la oiría, pero el chico giró la cabeza y le dirigió una mirada maliciosa.

- ¿Qué miras? – preguntó Akane mientras seguía andando.

- Tu camiseta es horrible.

- Gracias – contestó acompañándolo de un gesto grosero.

El pelirrojo comenzó a andar en su dirección y Akane aceleró un poco el paso. Chocó con algo, concretamente con alguien, Alan Kinghtley.

- ¡Ten más cuidado! – le espetó Alan.

- No haberte puesto en medio – contestó Akane.

- Para caminar es conveniente mirar hacia delante – dijo el muchacho pelirrojo.

- ¿Tú quién eres? –preguntó Alan adelantándose a Akane.

El pelirrojo paró en seco y se presentó.

- Soy William Cortez, un alumno nuevo – y tendió la mano.

Alan miró la mano y, después de unos segundos, se la estrechó.

- Yo me llamo Alan, y la de la camiseta ridícula es Akane.

- Ehh!!- protestó Akane - ¿Acaso he dicho yo algo de tu pésimo gusto con los zapatos?

Los dos chicos miraron los pies de Alan.

- Es cierto – comentó William – son algo peculiares.

- ¿Tienes alguna especie de filtro entre tu cabeza y tu boca? - preguntó Akane.

- Solo por las noches.

- ¿William? – se oyó al fondo.

Akane y los chicos giraron las cabezas hacia el lugar del cual provenía la voz y vieron a Madeline Cope que se acercaba a ellos.

- Veo que ya conoces a dos de nuestros alumnos – dijo cuando llego a la altura del chico.

- Sí señora. Estábamos hablando de zapatos y camisetas.

La profesora Cope miró los zapatos de todos.

- Ya veo. Acompáñame, te alojarás en mi casa.

- Hasta luego – se despidió William.

Alan se quedó mirando a William y a la profesora Cope hasta que desaparecieron de su vista y después se giró hacia Akane.

- ¿De verdad son ridículos mis zapatos? – preguntó.

- Un poco –contestó Akane -. Sólo conozco a una persona que sería capaz de ponérselos.

3 comentarios:

SueEllenRV dijo...

Te amo Williammmmmmmmmmmmm!!!!!!!!!!!!!!

Ahola dijo...

Chico nuevo en la oficina??¿¿¿¿¿ Ya veremos donde nos lleva...

SueEllenRV dijo...

Pero qué reguapo que es!!