lunes, 23 de noviembre de 2009

CAPITULO 14: PACTOS (2ª Parte)

Darkerin estaba en ruinas. Una espesa neblina se movía por el paisaje de pesadilla. El hedor de la muerte de los enfrentamientos del pasado todavía flotaba por allí, pero, a pesar de todo, los pálidos que protegían a Saumort no parecían percibirlo. Al acecho, junto a la guardia personal de Saumort, había otras criaturas, la mayor parte eran monstruos de cuatro patas con un vago parecido a perros de caza o a lobos.

Saumort llevaba una túnica con una capucha holgada que le ocultaba el rostro, pero Hachan sabía que lo estaba mirando. Hachan era un hombre acostumbrado a provocar miedo, no a sentirlo, pero en esos momentos estaba afligido porque había vuelto a fracasar.

- ¿Y bien? – preguntó Saumort - ¿qué voy a hacer contigo?

Hachan no articuló palabra alguna. Seguramente Rohnin había informado a su señor de lo ocurrido.

- No estás logrando que se debiliten – señaló Saumort.

- No volverá a pasar – se disculpó Hachan.

- Lo sé.

El sudor comenzó a caer por el rostro de Hachan. Sabía que sería castigado, nadie escapaba de la ira de Saumort. Éste alzó la mano y, en el centro de la sala, apareció una gran bola de fuego de la que salió alguien.

- He decidido redimirte Bud – dijo Saumort.

- Gracias señor – dijo la figura arrodillada en el suelo.

- Hay un lugar para ti. He mirado en la oscuridad de tu interior y he encontrado eso que en otro tiempo me complació. Te devuelvo aquello por lo que te conocerán mejor.

Bud Lote se incorporó. Hachan vio los ojos negros cristalinos con rayos carmesíes de su antiguo compañero muerto años atrás.

- Será un honor volver a luchar contigo –dijo Hachan.

Bud sonrió mientras se acercaba a Hachan y sus caras casi se tocaron. Irradiaba una presencia desconcertante.

- Purgaremos el mundo de impuros. Crearemos un paraíso – contestó Bud Lote.

Una honda inspiración fue la única respuesta de Hachan. A pesar de la desconfianza que le provocaba la reaparición de su amigo, sintió aprecio.

- Os estaré observando – sentenció Saumort mientras sujetaba en su mano derecha una bola de visión, una pieza mágica que mostraba a su dueño imágenes de lo que sucedía en el condado de Summerfalls.

2 comentarios:

Angel dijo...

esto pinta bien, jeje saludos ;D

Ahola dijo...

Uhhhhhh¡¡¡!!!!! Seguir asi...