viernes, 27 de noviembre de 2009

CAPITULO 14: PACTOS ( 4ª Parte)

Capitulo especial, dedicado al Diario de Perras.

Y la vida escolar seguía en Faldon, no ajena a la grave situación por la que pasaba la comarca con el advenimiento de las fuerzas del mal y su obsesión por aquel misterioso anillo de poder.

Bridget llevaba días con ansiedad, angustiada y perdida de si misma, lo que provocaba que el resto, a su alrededor, debido a su empatia, lo estuvieran también. La mayoría, ignorantes del poder de Bri se sentían, en su presencia ,extrañamente apáticos, tristes o decaidos. Sus compañeras de cuarto llevaban días sin poder dormir bien, los mismos días que Bridget no bajaba a las mazmorras, los mismos días que Harry no estaba.





Después de una semana de ausencia, Harry volvió al Faldon de su permiso extraordinario. A Bridget le dieron igual las clases y los entrenamientos, se las apañó para conjurar el hechizo de doble presencia y bajo corriendo a reunirse con su amado. Se fundió en un abrazo intenso, juró en ese momento que no lo soltaría jamás pero faltó a su promesa cuando Harry la embistió contra la pared para regalarle el mejor de sus besos. Harry siempre olía a una extraña mezcla de notas orientales, su pelo largo era suave y salvaje y sus brazos fuertes como una gran estufa.

Bridget desabrochó sin aliento la camisa de aquel bello amante para zambullirse en su pecho, henchido de pasión, caliente, latente….Siguieron besándose, cada vez con mas intensidad, profundamente, a mordiscos, buceando en cada rincón de su boca. Harry comenzó a besar su cuello, respirando lentamente mientras bajaba y se metía de lleno en el paraíso turgente de Bridget que asomaba expectante entre la camisa del uniforme. Cerró los ojos, sonrió y se dejó llevar. Una semana sin ver a Harry había sido suficiente para prestar atención a los impulsos que la decían que nada era tan importante como la vida a su lado, ni siquiera su carrera mágica. Sabía que era un sentimiento completamente irracional y que Harry nunca estaría de acuerdo. Era una manera de encadenarse a otro ser humano aunque fuera por el noble sentimiento de amar.

Con la mejor de sus sonrisas se despidieron en la puerta y Bridget llegó justo a tiempo para la cena. Su alegría inundó la mesa de Nidelty que de nuevo comenzó a sentirse mejor.

- Hola Bridget…. – dijo con una sonrisa picara Nadine.
- Hola Nadine
- Gracias por compartir tus estados de animo con el resto pero…haznos un favor, la próxima vez, comparte solo los buenos – replicó Vera.
- OH, vaya…De acuerdo, quizás debería controlarme un poco mas. Es que…
- No queremos que te justifiques tu sonrisa repentina te delata – siguió Vera.
- Anda, siéntate y cena que necesitas vitaminas para lo que se avecina – le aconsejó Nadine pasándole un poco de ensalada de perdiz cuzqueña, la favorita de Bridget.

2 comentarios:

Ahola dijo...

Uhhhhhh¡¡¡!!!! Viva el Diario, buen prologo...

Ahola dijo...

Queria decir Epilogo....