viernes, 5 de febrero de 2010

CAPITULO 18: Vigila y recluta (4ª parte)

- Estamos en la enfermería – dijo Edward. Debió ver a Nadine confusa -. La próxima vez que vayas a desmayarte avisa antes de caer, te podía haber cogido.

Nadine sonrió. Su voz salió lenta y perezosa.

- Atrapaste a Eeeeevaaa.

- Estás drogada ¿lo notas? – y rió -. La han expulsado y se la han llevado sus padres.

- Padres – susurró Nadine. Le tomó un tiempo darse cuenta. ¿Y mi padre? – y trató de levantar la cabeza – Ouch, duele.

- Se asustó mucho pero mis padres lo han tranquilizado, están con él fuera.

- No fue un accidente ¿verdad?

- De ninguna manera. Quería hacerte daño. Por eso la han expulsado.

Nadine notó las manos de Edward en su pelo, unos segundos de dulce y amable presión.

- Descansa. Estaré aquí cuando despiertes.

Nadine asintió adormilada y todo tuvo un color amarillento. Como si estuviera tumbada al sol.

Levantarse no fue tan divertido. Era como tener una antorcha encendida en su espalda. Las medicinas habían dejado de tener efecto. Estaba tratando de incorporarse cuando Esme Pattinson se acercó corriendo para ayudarla.

- No te incorpores todavía. Lo estás haciendo muy bien ¿sabes? Esa quemadura te va a doler, pero si la mantienes limpia, en una semana estarás bien. Tienes suerte de que Elaine estuviera allí para neutralizar la reacción del ajenjo.

Nadine asintió, sin estar segura de ser capaz de hablar sin llorar. Uno de sus lados se sentía caliente y dolorido.

- No puedes irte ya – dijo la sra Pattinson – te quedarás aquí esta noche.

Estaba terminando de acostarse cuando por la puerta aparecieron su padre, Edward y el sr. Pattinson.

Cuando vio la cara de su padre Nadine no pudo evitar hacerle una pregunta.

- ¿Tan mala pinta tengo?

- Increíblemente mal – dijo su padre.

- No hagas caso de tu padre – exclamó el sr Pattinson -. No está tan mal. Ocupa la cuarta parte de tu espalda pero Elaine hizo un buen trabajo.

- Eva tenía más ajenjo escondido – explicó Edward.

- Por eso la han expulsado. No te preocupes hija, no creo que vuelva por aquí.

2 comentarios:

kenshin dijo...

juer con el ajenjo...

Ahola dijo...

Que dolor¡¡!!!1