viernes, 26 de febrero de 2010

Capitulo 19: Clandestino

Dicen que en tiempos de guerra en las almas humildes y nobles crece tanto amor que el universo se expande con sonrisa infinita.

A última hora del viernes, Nadine Hardis solía subir a la Torre de Astronomía a leer. Justo después de cenar, subía un rato, a solas, para disfrutar de su hobby favorito. Le gustaba sentarse en el suelo, sobre un cojín, apoyada en la pared, cara a cara con las estrellas. Alumbrada por las antorchas de la Torre, se sumergía en sus libros saboreando su café favorito.

A última hora del viernes, Edward Pattinson, solía subir a la Torre de Astronomía a fumar. Justo después de cenar, subía un rato, a solas para disfrutar del sabor de su tabaco favorito, hierba malteada de los campos de Pleasant Green, se tumbada en el tejado de la Torre, sintiendo la suave y limpia brisa de la noche, cerrando los ojos a los susurros del silencio natural.

Eran las once de la noche, todo estaba en calma y el dulce olor de la madreselva trepando por las paredes acariciaba la tranquilidad flotante. Edward y Nadine llevaban compartiendo y respirando la misma soledad agradecida desde que comenzó el curso, ajenos al pequeño secreto el uno del otro hasta esa noche.

- Aaaaachis! – Nadine estornudo de repente.

De repente Edward abrió los ojos, inmutable y con una sonrisa de oreja a oreja pensó “porque no me habre dado cuenta de ella?…su olor es inconfundible…”. Frunciendo el ceño se dio la vuelta sigilosamente hacia abajo y se acerco a la cornisa para verla desde arriba. Se fue asomando poco a poco, observándola mientras Nadine leía absorta.

- Aaaaaachis! – estornudó de nuevo.
- Salud querida compañera!

Sorprendida Nadine saltó en su sitio mirando desconcertada alrededor hasta que dió con su rondador nocturno que prácticamente ya tenia medio cuerpo colgando. Con la sonrisa al revés y mirada picara, dió un salto mortal y cayo erguido ante ella.

Nadine, le miro, dejó el libro en el suelo y se levanto ayudada por las manos de Edward que, ahora mas serio, las extendía hacia ella. Frente a frente y sin mediar palabra, comenzaron a abrazarse y a acariciarse fundiéndose en un beso largo y tierno.

2 comentarios:

kenshin dijo...

q bonito...

Ahola dijo...

Bonita cancion¡¡!!!!! Le va que ni pintada...