viernes, 22 de mayo de 2009

CAPÍTULO 6: UN DÍA MÁS (9ª parte)

Cuando Vera se dirigía al campo de entrenamiento se encontró con Percy. Tenía la sensación de que la había estado esperando.

- Hola Vera.

- Hola ¿qué tal?

- Ahora tienes los entrenamientos ¿verdad?

- Sí, me dirigía allí.

- ¿Mya no va contigo? – preguntó sorprendido Percy.

- No, Oliver me dijo que fuera antes para enseñarme las reglas del equipo.

- Ah…te acompaño al estadio., por cierto, más tarde me dirán cuáles serán vuestros castigo por pillaros borrachas anoche, ¿cómo pudisteis?

- ¡Mierda! Se me había olvidado. ¿No sabrás de qué se trata verdad?

- No, en cuanto sepa algo te lo digo.

- Vale. Ojalá que no me quite mucho tiempo – se lamentó Vera pensando más en los entrenamientos que en todos los trabajos que ya tenía que hacer.

- Si necesitas ayuda puedes contar conmigo – se ofreció Percy.

- Gracias.

Cuando llegaron al estadio Oliver estaba esperando a Vera. “¿Qué hace éste con Vera?” pensó mientras miraba a Percy con desprecio.

- Hola Vera – saludó Oliver. Después se giró hacia Percy y le dijo con arrogancia - ¿tú que haces aquí? ¿no dices que el Quidditch es un deporte de engreídos?.

- No es asunto tuyo y háblame con respeto que soy tu delegado.

- Sí claro. No has contestado a mi pregunta.

Percy sintió que se le hinchaba el pecho porque había logrado molestar a Oliver. “¿Será por Vera? No creo, nunca le interesó ¿no?”, y se desinfló con mayor rapidez con la que se infló.

- Calmaos chicos – terció Vera. Tenía la sensación de estar en medio de una pelea de gallos –. Nos vemos después Percy.

- Sí, será lo mejor – contestó Percy -. Hasta luego.

Percy se marchó y Oliver no apartó su mirada de él hasta que desapareció por completo.

- ¿Por qué te acompañaba Percy? ¿no te sabes el camino?

- Cosas nuestras, además es mi amigo así que te agradecería que no te metas con él delante de mí.

Oliver se quedó helado y no supo qué contestar por lo que se limitó a ir en silencio a los vestuarios. Le explicó las reglas del equipo. A ella le costaba concentrarse en lo que le contaba, ¿había sido muy dura al pedirle que no se metiera con Percy?

El tiempo pasó rápido. James y Tom entraron hablando de jugadas del año anterior.

- ¡Vera ya estamos aquí para salvarte! – gritó Tom alegremente.

- ¿Ha sido duro? ¿has podido soportarlo? – preguntó James con sorna.


- ¡Dejadlo ya! – dijo Oliver de mal humor, definitivamente Percy lo había cabreado – Poneos ya la ropa de entrenamiento, tenemos mucho que hacer – ordenó y después se dirigió de nuevo a Vera - ¿lo entendiste todo?

- Sí, sin problemas – contestó Vera mientras se dio cuenta de que Percy había enfadado a Oliver, pero ¿por qué? – Eres un buen profesor.

El entrenamiento no fue duro, se limitaron a practicar lanzamientos y a recordar jugadas del año anterior. Cuando regresaron al castillo Percy esperaba a Vera.

- ¿Y éste a qué viene? – preguntó James

- A por tu hermana – contestó Oliver.

Vera se despidió del equipo y se acercó a Percy.

- ¡Vera! Ya sé de qué se trata el castigo.

- ¿De?

- Tendreis que resumir un libro para la profesora Cooper. “El principio de la unión de los números y la magia”

Vera resopló ante la idea, odiaba esa asignatura y odiaba a la profesora Cooper.

1 comentario:

Ahola dijo...

Solo espero que el libro no tenga mas de 1000 paginas... Ademas trata de numeros¡¡¡!!!